Opinión

Hemeroteca > 04/11/2007 > 

El barril a 100 dólares

Hemos llegado a un momento en el que el petróleo sube no solamente por las malas

Actualizado 04/11/2007 - 07:51:10
Hemos llegado a un momento en el que el petróleo sube no solamente por las malas noticias (las tensiones en la frontera entre Irak y Turquía o la crisis con Irán) sino que también las buenas (que en octubre se hayan creado en Estados Unidos el doble de empleos de lo previsto, por ejemplo). Hagamos lo que hagamos, todo tira del precio hacia arriba. Así que ya no puede extrañar a nadie que este invierno se llegue a los cien dólares el barril y más.
Un grupo de antiguos altos funcionarios norteamericanos ha hecho un ejercicio de simulación sobre los posibles escenarios, y el peor que les sale es: guerra con Irán, petróleo a 150 dólares, racionamiento de la gasolina y el ejército patrullando (el que quedase en América) por las calles para mantener el orden.
Es evidente que el mundo basado en el petróleo ha llegado a su fin y que nos dirigimos hacia una revolución que va a ser más brusca de lo que se pensaba. A 100 ó 150 dólares el barril de petróleo, prácticamente cualquier otra tecnología de sustitución, hasta la más insensata, puede resultar rentable. El cambio es ya inevitable. Los que se den cuenta a tiempo, orientarán sus proyectos hacia las tecnologías de futuro, los que no se muevan están perdiendo el tiempo. Por ahora, todos pagaremos cara la energía, aunque el dinero que se invierta en la que garantice seguridad, independencia y limpieza será mucho más rentable que aquel que se dedique a las fuentes viejas.
Tenía razón Rajoy cuando quitaba importancia a las discusiones histéricas tan de moda sobre el cambio climático y más cuando al día siguiente planteó la única postura inteligente en estos momentos: apoyarse en la energía nuclear. Es la mejor posibilidad que tenemos mientras no se hayan desarrollado alternativas razonables a la gasolina, como los biocombustibles de segunda generación o el hidrógeno. Sensibilizar a la gente sobre el respeto a la naturaleza está bien, igual que enseñar a no hacer sus necesidades en la calle. Pero la revolución no está en las teorías escandalosas sobre el cambio climático, sino en las nuevas fuentes de energía.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.