Nacional

null

Hemeroteca > 04/10/2001 > 

Se suicida el agente judicial de Marbella detenido por el robo de documentos que afectaban a Gil

El agente judicial Francisco Calero, detenido a mediodía de ayer por la Policía por su presunta relación con el robo de sumarios que afectan a Jesús Gil, se quitó la vidahoras más tarde al arrojarse al vacío desde su casa, a la que había sido trasladado por los agentes policiales y un representante de Juzgado para realizar un registro en su domicilio. Según diferentes fuentes,Calero, que no iba esposado, aprovechó un descuido de los policías para suicidarse.

Actualizado 04/10/2001 - 01:14:44
El agente judicial estaba próximo al partido del alcalde de Marbella. Efe
El agente judicial estaba próximo al partido del alcalde de Marbella. Efe
Horas después de ser detenido por la Policía por su presunta vinculación con el robo en los Juzgados de Marbella de sumarios que afectan a Jesús Gil, Francisco Calero, que estaba adscrito al Juzgado número seis, se quitó la vida arrojándose al vacío. Tras permanecer durante varias horas en las dependencias de la Comisaría de Marbella prestando declaración, Calero fue conducido por los agentes y un representante del Juzgado de Guardia a su domicilio para proceder a un registro en el mismo. Según la primera versión de los hechos, parece ser que el agente judicial aprovechó un descuido de los policías y se encaminó hacia la azotea, desde donde se arrojó. Su cuerpo quedó tendido en la acera y los servicios sanitarios que se trasladaron al lugar de los hechos nada pudieron hacer para salvar su vida. El detenido, que era presidente de la comunidad de vecinos, disponía de un juego de llaves para acceder a este lugar.
CASADO Y CON UN HIJO
El titular del Juzgado de Instrucción número ocho, que estaba ayer de guardia, ordenó el levantamiento del cadáver sobre las nueve y cuarto de la noche. El cuerpo fue trasladado al tanatorio municipal para practicarle la autopsia. Antes de la llegada del juez, la Policía cubrió el cuerpo con una manta y acordonó la zona. Los vecinos mostraron su estupor por lo ocurrido. El fallecido estaba casado y tenía un hijo.
Miembros de la Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado (Udyco) de la Comisaría de Málaga detuvieron a Francisco Calero, de 46 años, a primera hora de la tarde de ayer. Según diferentes fuentes, el agente judicial estaba vinculado al entorno del Grupo Independiente Liberal, el partido de Jesús Gil, a través de un club deportivo de frontenis, que ha recibido ayudas económica del Ayuntamiento.
CONTACTOS CON EL GIL
Calero compaginaba su trabajo en los Juzgados de Marbella con una academia, donde impartía clases a futuros funcionarios que estaban opositando a la Administración de Justicia. Su relación con el grupo GIL la mantenía a través el teniente alcalde de Deporte, el ex jugador del Atlético de Madrid Tomás Reñones.
El club deportivo de frontenis, del que formaba parte el agente judicial, tiene un número escaso de socios y está poco arraigado en el municipio. Sin embargo, ha sido la «niña bonita» de la delegación de Deportes.
Fuentes municipales calificaron al funcionario como una persona extrovertida y políticamente afin al Grupo Independiente Liberal, que dirige Jesús Gil y que gobierna el Ayuntamiento de Marbella.
La Policía no descarta la detención de otra persona relacionada con estos hechos. Así, ayer proseguía sus investigaciones en torno al domicilio de otros sospechosos.
El concejal del Partido Andalucista, Carlos Fernández, no se sorprendió de la detención de Calero. En su opinión, el robo de sumarios vinculados a Jesús Gil «no es obra de una persona o de dos, sino de una organización perfectamente pagada para beneficiar sólo y exclusivamente a una persona que en este caso no es otra que el alcalde de Marbella». A su juicio, una sola persona no pudo haber hecho desaparecer cincuenta mil folios de la noche a la mañana, sino que ha necesitado la ayuda de otras personas para la sustracción.
El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y la consejera de Justicia, Carmen Hermosín, acusaron en su momento a Gil de estar detrás del robo de sumarios.
Especialistas informáticos consiguieron recuperar, a las pocas horas de descubrirse el caso, los archivos borrados en los juzgados marbellíes gracias a las copias de seguridad. Los técnicos comprobaron que se habían borrado archivos de los juzgados números uno y siete, mientras que del número cinco no se habían destruido ningún documento informático. Según el abogado del PSOE, José Carlos Aguilera, desaparecieron originales de convenios, certificaciones y extractos de cuentas bancarias.
Algunos documentos desaparecidos correspondían a los del denominado «caso de las camisetas». Este sumario estaba compuesto por unos 40 tomos que agrupaban 20.000 folios. El alcalde de Marbella, Jesús Gil, que defendió su inocencia, afirmó que era víctima del robo y restó importancia a la sustracción.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.