Cataluña

null

Hemeroteca > 03/11/2008 > 

Lolita Bosch y Barcelona, un reencuentro esperado

DAVID MORÁNBARCELONA. A Lolita Bosch (Barcelona, 1970) se le da bien disfrazarse de sí misma para entrar disimuladamente en su propia historia y transformarla en novela. Lo hizo en la breve e

Actualizado 03/11/2008 - 02:51:12
EFE  Lolita Bosch
EFE Lolita Bosch
DAVID MORÁN
BARCELONA. A Lolita Bosch (Barcelona, 1970) se le da bien disfrazarse de sí misma para entrar disimuladamente en su propia historia y transformarla en novela. Lo hizo en la breve e intensamente autobiográfica «La persona que fuimos» y ha vuelto a hacerlo ahora con «La familia de mi padre» (Mondadori), una novela que arranca con una llamada telefónica y acaba convirtiéndose en un terremoto. «Yo no nací en un lugar sino en una historia. Y cuando me llamaron para decirme que mi padre había muerto estaba a 10.000 kilómetros de aquí. En aquel instante la tierra se sacudió y un fuerte terremoto me obligó a dejarlo todo y salir de casa».
Así arranca un relato con el que Bosch recompone su historia y sus orígenes al tiempo que reflexiona sobre la escritura y sus mecanismos. «Quería escribir algo parecido a la memoria de mi padre, pero con el tiempo me he dado cuenta de que lo que me ha salido es un texto sobre el proceso de la escritura. La escritura tiene una capacidad de acercarte a las emociones de una manera muy bestia. Es como una flecha», asegura.
Es precisamente por eso por lo que «La familia de mi padre» es una novela, sí, pero también muchas otras cosas: una reconstrucción genealógica que arranca con la figura de su tatarabuelo, Rómulo Bosch Alsina, alcalde de Barcelona e impulsor de la fachada marítima de la ciudad; una zambullida en el campo de la creación literaria; y una exploración de una ciudad con la que la autora asegura haberse reconciliado. «Para mí Barcelona era mi padre, y me costaba mucho estar sin él en la ciudad. No sé si el libro ha sido una terapia, ha hecho que todo vuelva a estar otra vez a flor de piel, pero sí que me ha servido para poner orden. Antes todo era muy disperso», explica. De hecho, a la hora de hacer balance, la autora de «Tres historias europeas» reconoce que cada una de las ramas literarias del libro han crecido de un modo diferente e inesperado. «No he descubierto nada nuevo de mi familia, pero sí he descubierto mucho más sobre la escritura y sus procesos», asegura.
Escritora bilingüe con un modo de trabajo algo peculiar -cada nuevo libro, señala, llega acompañado de un álbum de fotos-, Bosch reconoce que su idea era dar forma a una novela que se pudiese leer «como si fuese mentira», quizá para rendir homenaje a esa Barcelona de fábula edificada sobre las increíbles historias que de pequeña le explicaba su padre. «Sólo es posible recordar las cosas con historias, que no con historia», apunta una autora que, después de la novela «Insólita ilusión, insólita certeza» y de coordinar el volumen antológico «Hecho en México», anda ahora enfrascado en un proyecto completamente diferente: una novela sobre la historia del narcotráfico mexicano.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.