Cataluña

Hemeroteca > 03/06/2003 > 

Una historia del periodo 1918-23 analiza el problema del pistolerismo en Barcelona

El periodo que va de finales del la I Guerra Mundial al golpe de Primo de Rivera se caracterizó en Barcelona por la crisis económica yla violenta lucha políticosindical

Actualizado 03/06/2003 - 05:00:04
ABCEl convento de San Sebastián, sede Jefatura Superior de Policía, en los 20
ABCEl convento de San Sebastián, sede Jefatura Superior de Policía, en los 20
JUAN PEDRO YÁNIZ
BARCELONA. El periodo, de la historia de Barcelona, que va del 7 de octubre de 1917 --tentado al patrono Juan Tapias- a noviembre de 1924 -fracasado ataque al cuartel de Atarazanas-; es conocido como el de «Los años del pistolerismo» que conoció numerosos conflictos sociales, explosiones de bombas y atentados individuales. Ha sido objeto de variados estudios históricos, sociológicos, memorias, panfletos y novelas. Además fue como una prefiguración de lo que tres lustros más tarde sería la Guerra Civil, en la que finaron muchos supervivientes de la lucha de los primeros 20 y se saldaron viejas cuentas abiertas en los mismos años. Las luchas entre el Único y el Libre, la llamada Ley de Fugas y atracos muy espectaculares convirtieron a la ciudad en un centro de la atención informativa mundial.
Necesaria sedimentación histórica
Los sucesivos estados de Guerra y de férrea censura fueron la causa de que en su día la información de los «hechos sociales» resultara escasa y parcial en la época. Hasta hace unos 20 años no empezaron a publicarse síntesis desapasionadascomo «Los años del pistolerismo», de Jacinto León Ignacio o el reciente estudio de Publicaciones de la Abadía de Montserrat «L´anarquisme i les lluites socials a Barcelona 1918-1923: la repressió obrera i la violència», de María Amalia Pradas Baena. La autora analiza el convulso periodo que va de finales de la Primera Guerra Mundial al golpe de estado de Primo de Rivera, antecedentes y consecuentes; cuantifica las víctimas e incidencias a lo largo de unos siete años. En los diversos recuentos realizados, a lo largo de 90 años, han salido datos discordantes.
En el presente estudio, muy completo y pormenorizado, la cifra resultante para el periodo 1918-23 es de 351 muertos que se distribuyen por calles y distritos. Habría que añadir una veintena más si sumamos las de los últimos meses del 17 y primeros del 24. Salvo algún pequeño error de detalle, como suponer muertos a pistola los agarrotados en la Modelo -el 9 de abril de 1922- la relación resulta fiable: es la primera vez que podemos leer los nombres completos y apodos de los cuatro fusilados el 31 de mayo de 1920, por la muerte de la pareja de la Guardia Civil del Campo de Grassot (1919). La bibliografía es casi completa, se citan las obras clásicas de Foix, Oller Rabassa o Bastos Ansart hasta los estudios actuales. Echamos en falta «Memorias de un terrorista», de Santiago Amé y «El poder feia vacances» de Josep Maria Vila. En el índice de nombres, falta algún personaje capital como el escurridizo Ramón Recasens, que en tantos asuntos truculentos estuvo mezclado, antes de morir guillotinado en Burdeos. Pero es, sin duda, el estudio más profundo, desapasionado, y repleto de curiosidad intelectual y afán de devanar la remota madeja. Pueden faltar aspectos parciales por aclarar, pero es un gran avance.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.