Opinión

Opinión

Hemeroteca > 03/05/2008 > 

Hormona del crecimiento

En los tratamientos actuales en el antienvejecimiento juega un papel muy

Actualizado 03/05/2008 - 08:18:50
En los tratamientos actuales en el antienvejecimiento juega un papel muy importante la hormona del crecimiento (GH), que es la hormona más abundante en la hipófisis. Los valores máximos de su secreción tienen lugar durante el sueño profundo, que disminuye con el envejecimiento.
La GH es una hormona anabolizante, por ello induce un incremento de los huesos largos y de los músculos hasta la pubertad. Su déficit en el adulto genera alteraciones en las grasas de la sangre, intolerancia a la glucosa, obesidad de tipo central, debilidad muscular, fatiga, disminución de la densidad ósea, hipertensión y alteraciones neuropsiquiátricas. Las personas con déficit de GH desarrollan lesiones vasculares tempranamente, incrementándose la mortalidad cardiovascular.
La secreción de hormona del crecimiento y los niveles plasmáticos de inmunoglobulina F-1, que es el mediador para la mayoría de sus acciones biológicas, disminuyen en las personas mayores. Este hecho, unido a los cambios metabólicos y de composición corporal que acompañan al envejecimiento, como la disminución de masa muscular y ósea, y el aumento de la adiposidad, ha llevado a relacionar dichos cambios metabólicos con la disminución de GH e IGF-1.
¿Para qué se utiliza? El tratamiento con GH exógena ha demostrado tener claros efectos beneficiosos. De ahí que ya esté aprobada en España.
La mayoría de las investigaciones, revela el profesor Jesús Fernández-Tresguerres, catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid, demuestran que la terapia sustitutiva con GH exógena a dosis bajas tiene efectos beneficiosos a nivel corporal, aumentando el músculo y reduciendo la grasa corporal, y mejorando la fuerza. También disminuye los niveles de colesterol -más cantidad del colesterol bueno (HDL) menos del malo (LDL)-, mejora la función cardiaca y el tratamiento del infarto de miocardio.
Esta terapia con GH exógena aumenta la capacidad psicológica, de trabajo, memoria y concentración. Acelera el remodelado óseo, mejora la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas tras siete días de tratamiento. Tiene también efectos beneficiosos en la piel, en el sistema inmunitario, en heridas, quemaduras extensas... Pero esta terapia no está exenta de efectos secundarios cuando los tratamientos son a dosis elevadas durante periodos de tiempo prolongados.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.