Sociedad

null

Hemeroteca > 03/02/2007 > 

El BNG impondrá un «uniforme identitario» en las «ikastolas» gallegas

La iniciativa de la Xunta de Galicia de implantar las «galescolas», una red de de escuelas infantiles para niños de 0 a 3 años de titularidad pública que se mira conceptualmente en el espejo de las

Actualizado 03/02/2007 - 09:04:32
La iniciativa de la Xunta de Galicia de implantar las «galescolas», una red de de escuelas infantiles para niños de 0 a 3 años de titularidad pública que se mira conceptualmente en el espejo de las «ikastolas» vascas, ha estado saludada por la polémica desde su misma gestación. Sin embargo, ha sido el proyecto de plantear un concurso para el diseño de ropa del personal educativo y alumnado que consiga «una imagen común en todos los centros» de la red de «galescolas» y que «permita a los usuarios identificar fácilmente los centros de una red creando una identidad propia», el que ha disparado el nivel de controversia y amenaza con provocar otro cisma en el bipartito. Una «imagen común» que pretenden extender hasta el mandilón de los escolares.
Los dos pesos pesados de la Vicepresidencia de la Xunta, el líder del Bloque Nacionalistas Gallego Anxo Quintana y el secretario general de Relaciones Institucionales, Antón Losada, llevan más de un año pergeñando la creación en esta legislatura de la red de «galescolas». En este tiempo se han reunido con asociaciones de padres, con destacamentos de alcaldes partidarios y detractores de estos centros educativos para cantarles las bondades de «la formación de los niños en la tolerancia, el respeto y la imaginación» que promueven.
Silencio roto
La iniciativa nacionalista había recibido la callada por respuesta desde el gabinete de Emilio Pérez Touriño y el Grupo socialista. Hasta ahora. La publicación, por parte de la Vicepresidencia de la Xunta en el Diario Oficial de Galicia (DOG, de 30 de enero de 2007) del polémico concurso abierto de ideas ha removido la enésima crisis entre el PSOE y el BNG.
Dicta la orden del DOG que la convocatoria, premiada para el valiente diseñador con 6.000 euros, tiene la finalidad de «conseguir una imagen común en todos los centros que integren la red de las «galescolas» que permita a los usuarios identificar fácilmente los centros de una red creando una identidad propia». Ofrecer una imagen como «red institucional de Galicia con identidad propia» son las palabras clave de un polémico uniforme que, además, según defienden los nacionalistas, deberá poseer las siguientes características: no sólo deben estar esos «trajes» al uso avalados por la funcionalidad y libertad de movimientos, así como resistencia a la tracción, abrasión, extensión, rozamiento, suciedad, y ser de fácil manejo, sino que «deben encajar con el logotipo escogido para identificar las «galescolas»».
Menos mandilones identitarios
Con tales requisitos, no es de extrañar que los otros dos grupos políticos gallegos hayan tenido que releer más de una vez la orden del concurso y reaccionar. El Partido Popular en esa comunidad ha pedido al presidente de la Xunta, en boca de su líder Alberto Núñez Feijóo, «menos mandilones identitarios» y más prioridades para Galicia en infraestructuras, sanidad o vivienda.
Curiosamente, la respuesta más enervada ha llegado desde los socios de los nacionalistas. Las consideraciones del portavoz de Educación del PSOE gallego, Guillermo Meijón, no tienen desperdicio. Meijón se irrita al contraponer la titularidad pública de las «galescolas» con el hecho de llevar un determinado uniforme. Puede entrañar, incluso, «ciertas dudas de tipo legal», apostilla el diputado, quien recrimina a Quintana y sus acólitos que la mejora de la oferta educativa que preconizan «no implica en modo alguno un uniforme, más bien lo contrario» y considera «mucho más positivo que la vestimenta refleje la identidad de quien la porta y la propia diversidad».
Coto a la imaginación
Meijón no tiene reparos en achacar que la uniformización de los escolares «parecía una cuestión cerrada en los tiempos actuales, quedando relegada al ámbito de ciertos centros de fácil identificación». Se pregunta Meijón si la Vicepresidencia dice querer formar en la imaginación, por qué va a imponer una vestimenta «lo que no parece que case con la imaginación».
Varios dirigentes del Bloque salieron ayer al paso de las críticas, con «pildoritas» como las de Francisco Jorquera, portavoz de la Ejecutiva del BNG, que atribuyó la idea del concurso a la necesidad higiénica de que los niños menores de tres años no se manchen en las «galescolas»; a la pericia «progresista» de establecer «criterios de uniformidad en los centros para solucionar los problemas que se derivan de las diferencias de recursos económicos entre unas familias y otras» y, finalmente, a la impronta de los tiempos. «Los medios de comunicación, el Bloque, la Xunta y las consejerías tienen su propia identidad corporativa». Ergo, las «galescolas», también.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.