Sábados

null

Hemeroteca > 01/07/2006 > 

Fármacos reconvertidos

Por José María Fernández-RúaEn la historia de la investigación farmacéutica son varias las moléculas que se han reconvertido para tratar otra patología diferente a la que, en principio, se había

Actualizado 01/07/2006 - 13:58:48
Por José María Fernández-Rúa
En la historia de la investigación farmacéutica son varias las moléculas que se han reconvertido para tratar otra patología diferente a la que, en principio, se había investigado. Y, en este contexto, drogas para bajar la tensión arterial o contra el cáncer de próstata sirven también para paliar la caída del cabello.
El ejemplo más reciente es otro medicamento común para tratar la presión sanguínea (losartan) que, según un estudio de investigadores de la Universidad estadounidense Johns Hopkins y publicado en «Science», es capaz de prevenir la progresión del síndrome de Marfan. Esta es una enfermedad genética que debilita la estructura de los vasos sanguíneos y las personas que lo padecen tienen altas probabilidades de desarrollar aneurismas aórticas, que generalmente desembocan en ruptura vascular y muerte súbita.
Los científicos, dirigidos por el profesor Dietz, señalan en sus conclusiones que esta molécula también restaura la arquitectura de la pared de la aorta al tiempo que hacen hincapié en que se trata de la primera terapia contra el síndrome de Marfan que surge de un análisis sistemático para entender la patogénesis de esta enfermedad. Ante estos resultados, los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos están realizando el protocolo de un ensayo clínico para prevenir aneurisma aórtico en niños con este síndrome, que empezaría a lo largo de este verano. Este desorden del tejido conectivo afecta, según datos estimativos, a uno de cada cinco mil varones y se caracteriza, además de lo expuesto, por crecimiento excesivo de los huesos largos.
Durante mucho tiempo se creyó que Abraham Lincoln, que fue presidente de Estados Unidos entre 1860 y 1865, año en que fue asesinado por un actor cuando asistía a una ópera en Washington cinco días después de finalizar la guerra civil, padecía el síndrome de Marfan. Sin embargo, un trabajo de la Universidad Johns Hopkins desechó la teoría.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.