Valencia

null

Hemeroteca > 01/03/2003 > 

Adiós a la mosca de la fruta

La temida mosca de la fruta puede tener los días contados. La Conselleria de Agricultura ha puesto en marcha un centro de producción y cría de machos estériles de esta especie. La plaga más temida del sector citrícola podría quedar en anécdota en los próximos años

Actualizado 01/03/2003 - 23:43:05
La consellera de Agricultura, María Ángels Ramón-Llin, inauguró ayer la planta de cría de machos estériles de la mosca de la fruta, situada en Moncada
La consellera de Agricultura, María Ángels Ramón-Llin, inauguró ayer la planta de cría de machos estériles de la mosca de la fruta, situada en Moncada
VALENCIA. Uno de los principales problemas que padecen los citricultores valencianos tiene nombre y apellido: «ceratitis capitata». Más conocida como la mosca de la fruta o del Mediterráneo, este insecto se siente especialmente atraído por los colores amarillo y naranja y su picadura produce la incubación de la larva que, irremediablemente, atacará la fruta. Una manchas lisas de color marrón delatan el ataque y hacen que el mercado rechace el producto.
De hecho, uno de los episodios más agónicos del sector se vivió durante el pasado año, cuando Estados Unidos decidió cerrar sus fronteras a las clementinas valencianas alegando que se habían encontrado frutas afectadas por la mosca en algunas partidas.
Al final, el propio presidente del Gobierno, José María Aznar, tuvo que intermediar personalmente ante su homólogo estadounidense, George Bush, para solucionar el conflicto.
Hasta ahora, los productores de cítricos utilizaban sistema de fumigación aérea para combatir una de las plagas más temidas para el campo valenciana. Desde ayer, la Conselleria de Agricultura ha puesto en marcha una planta de cría de machos estériles de la mosca de la fruta, situada en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrícolas (IVIA). Se trata de la primera planta europea dedicada al control biológico de la plaga mediante esta técnica. A grandes rasgos, las nuevas instalaciones permitirán la producción y suelta de machos estériles, a través de pupas traídas expresamente desde Argentina, creando una fuerte competencia por la fecundación de las hembras. Este método permitirá conseguir una progresiva disminución del número de moscas fértiles en el campo y, por lo tanto, reducir su incidencia sobre los cítricos.
La consellera de Agricultura, María Ángels Ramón-Llin, destacó ayer el carácter «estrictamente biológico» de la nueva técnica que «actúa de manera preventiva, buscando no dejar progresar a las poblaciones de plaga».
Otras ventajas son que la eficacia de esta técnica se incrementa con el tiempo de aplicación y sus costes se van reduciendo progresivamente. Ramón-Llin explicó que «se abre para nosotros un inmenso campo de ensayos para el control de esta plaga, en las condiciones de endemismo que son propias del área mediterránea. Asimismo, nuestra experiencia será exportable a otras comunidades y países, para tratar de conseguir la erradicación, o al menos un alto grado de control, en toda el área que nos circunda».
Experiencia piloto
La construcción de esta planta ha supuesto una inversión de 841.000 euros y su capacidad de producción es de unos 300 millones de insectos a la semana, es decir, más de 15.000 millones al año, «cantidad suficiente para cubrir toda la superficie cultivada de cítricos de la Comunidad Valenciana».
Durante esta primera campaña se cubrirán, como experiencia piloto, unas 15.000 hectáreas ubicadas en Prat de Cabanes (Castellón) y Valldigna (Valencia), en las que se soltarán cerca de 2.000 insectos estériles por hectárea y semana, unos 1.200 millones totales a lo largo del año.
Esta superficie se incrementará progresivamente hasta completar, en la campaña citrícola 2006-2007, todas las zonas citrícolas de la Comunidad.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.