La revolución digital y tecnológica marca el futuro del mercado de trabajo
La revolución digital y tecnológica marca el futuro del mercado de trabajo - REUTERS

Los estudios que intentan acortar la distancia con un futuro aún por escribir

Más allá de las Tecnologías de la Información y de la eclosión del Big Data, la universidad trata de responder con agilidad a nuevos campos con enormes posibilidades de empleabilidad

MADRIDActualizado:

El futuro de los universitarios se enfrentará a un mercado laboral en el que, en los próximos años, no sólo se crearán nuevas profesiones, sino también nuevas concepciones de entender los estudios universitarios, con una cada vez mayor presencia de los dobles grados y, por supuesto, de la tecnología: se prevé un incremento cercano al 40% en las contrataciones de profesionales del sector de las Tecnologías de la Información (IT), según el informe «Empleo en IT 2017-Profesiones con Futuro» (Deloitte e Infoempleo), con ejemplos como el «IT Project Manager» (gestiona proyectos integrales de Tecnologías de la Información), «mobile device developer» (diseño, desarrollo y mantenimiento de programas y aplicaciones para móviles), «malware analyst» («antihackeos»), Big Data Architect, etc..

Como destaca Rafael Díaz, director general de ESNE-Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología, la presencia de la tecnología recorre todo el plan de estudios: «Acceder a las tecnologías que predominarán en el futuro es algo fundamental para ofrecer formación de vanguardia, adaptada a cada revolución tecnológica. Ejemplo de ello es el caso de la realidad virtual en las áreas de los videojuegos y la animación o las técnicas de patronaje virtual aplicadas al diseño de moda, tecnologías que ya se han incorporado a nuestros planes de estudio».

Las universidades y centros adscritos intentan responder a las necesidades que surgen a cada momento, pero la situación también lanza un desafío al futuro profesional, al que le toca esforzarse, distinguirse y aceptar el cambio constante de un mundo hiperconectado. Como señala Sergio Calvo, vicerrector de Apoyo a la Docencia y la Investigación de la Universidad Europea, «el mercado laboral actual también requiere de profesionales con competencias transversales, capaces de emprender y enfrentarse a los retos de un entorno en cambio constante. Desde el punto de vista formativo, es necesaria una educación distinta a la tradicional para formar a los perfiles que demandan las empresas. La Universidad debe ser capaz de formar a estos profesionales del futuro, a las personas que den respuesta a las necesidades de un mundo cada vez más global y complejo desde un compromiso ético que garantice el progreso social sostenible. Para ello, es preciso fomentar las actitudes emprendedoras, que son válidas tanto para uno mismo como para las empresas que están contratando activamente estos perfiles».

Big data y globalización

Los planes de estudio van ajustándose a esta realidad cambiante. En la época del Big Data y la tecnología, las instituciones incorporan estudios que combinan las necesidades de recopilar y analizar datos y la de adaptarse a un entorno que muta, cada vez más, de nacional a internacional. La Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, por ejemplo, ofrecerá el próximo año grados nuevos en el ámbito de las organizaciones internacionales y de los negocios y el derecho, como el doble grado en Análisis de Negocios y Derecho (E-3 Analytics), para preparar a los alumnos en el área de «Business Analytics». También ofrecerá un pionero máster en Industria Conectada y otro sobre Big Data. El fin de las fronteras se refleja especialmente en las aulas. La Universidad Pompeu Fabra imparte un novedoso grado en Estudios Globales, para formar profesionales en el ámbito de la política, la economía, comunicación... La Universidad Camilo José Cela, oferta, por su parte, cuatro nuevos grados internacionales (Empresa y Tecnología, Comunicación, Artes y Gestión Urbana) que se combinan con experiencias en Asia, Europa, Norteamérica y Latinoamérica.

El filón de la Bioinformática

En el área científica, la Bioinformática (una combinación de informática, ciencias biomédicas, física y química) representa otra fuente de novedades. La Universidad de Barcelona ofrece, por ejemplo, un grado interuniversitario en esta materia, impartido con la Universidad Politécnica de Cataluña y la Universidad Pompeu Fabra. Toda una carrera del siglo XXI en el que se necesitan conocimientos en matemáticas, en modelado computacional y biología, a aplicar en hospitales, centros de investigación y en las industrias farmacéutica y alimentaria.

BIM, construyendo el futuro

Otro ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos se encuentra en la arquitectura, donde se ha consolidado el modelo BIM, un sistema inteligente que interpreta la interacción lógica entre los diferentes tipos de objetos y almacena todo tipo de información referente a ellos. Por eso, la Universidad Europea de Madrid ha incorporado a su plan de estudios un postgrado de experto en BIM Manager. En su centro de Canarias, también actualizan estudios como los de Turismo, con el curso de experto de TechTurism, en el que la tecnología y la transformación digital acaparan gran parte del programa.

El auge del deporte... electrónico

Otras disciplinas al alza son las relacionadas con el deporte. Centros como la Universidad Católica de Murcia-UCAM y la Isabel I de Castilla actualizan sus programas de acuerdo a las directrices del Espacio Europeo de Educación Superior. Y la UCAM ya responde también al imparable auge del deporte virtual con una cátedra de Sports, la primera de este tipo en el mundo. Otra de las opciones de laIsabel Ipara el próximo curso es la novedad de un grado en Ciencias de la Seguridad (integridad física de las personas, protección del medio ambiente, seguridad patrimonial y seguridad informática). Como se puede comprobar, las alternativas para responder sobre la marcha a un futuro aún por escribir, no se agotan.