El truco de Giacchetta, el entrenador de los famosos, para pasar de 1.000 a 10.000 pasos diarios

El embajador de FitBit, también formado en nutrición, nos ofrece unos consejos alimenticios generales y saludables

MADRIDActualizado:

Famosos como David Bustamante, Dani Rovira o Cristina Pedroche confiaron el cincelado de sus cuerpos al entrenador personal Martín Giachetta, un profesional cuyo sentido común fuera de lo normal convence incluso a las personas sedentarias (la mayoría), a dar pequeños pasos hacia la salud. «Todos podemos conseguirlo. Yo mismo tengo tendencia a engordar, no tengo una genética perfecta, ni soy un loco del deporte que piensa que es lo único que existe en la vida. A veces sufro, no me apetece... pero oye, no hay nada mejor que sentirme bien conmigo mismo. Me hace mejor trabajador, mejor padre, mejor persona... Ese es el precio que tenemos que pagar», explica el también dueño del gimnasio BoutiqueGym y embajador de la marca FitBit.

Los datos apuntan a que el 95% de las personas tiene una vida sedentaria.

Desgraciadamente, el sedentarismo, casi sin quererlo, nos hizo confundir la comodidad con estar todo el día sentados o tumbados en el sofá. Pero el sedentarismo hay que combatirlo. No hace falta que seamos expertos en fitness, sino solamente que nos movamos, que caminemos, que andemos, para tener una vida saludable y un cuerpo saludable. A todos nos gustaría tener un cuerpo perfecto, pero hay algo mas profundo en todo esto, que es tener unos hábitos saludables.

En esa línea de caminar, ¿cuántos pasos son necesarios para tener esa vida saludable de la que usted habla?

Unos 1.200 pasos suponen, sin duda, un esquema de vida sedentario. Parece que 1.000 pasos son muchos, pero es bajar al garaje, coger el coche, levantarse un momento para comer, volver a coger el coche y regresar a casa. Eso es un error, es sedentarismo, y nos va a pasar factura a lo largo de nuestras vidas. La cuestión es que meintras somos jóvenes pensamos que nada va a llegar. Pero llega, un martes cualquiera algo se tuerce y no sabemos muy bien por qué. Y es porque no fuimos capaces de cuidarnos antes un poco, de hacer actividad física. No estoy hablando de intensidad. Estoy hablando de hacer ciertos ejercicios físicos y de caminar. Y fíjese que se lo está diciendo una persona que se gana la vida como entrenador personal. Con esto me refiero a subir una escalera, andar, cargar con una bolsa de la compra, o una leve carrera hasta el autobús. Hablo de disfrutar del movimiento, y de lo que eso genera. Las endorfinas crecen y hace que tengamos una felicidad más completa, y nos gustemos más a nosotros mismos y a los demás. Es ahí a donde hay que llegar.

¿Cuántos pasos debería dar una persona para estar en salud y dejar de ser considerado como sedentario?

En ese sentido comparto mucho el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que está tratando de que la gente consiga 10.000 pasos al día. No son pocos, y no digo que esto deba ser nuestro objetivo principal. Pero de 1.000, se pueden pasar a 1.500 en dos semanas, y de ahí a 2.000, y así sucesivamente. Lo que ocurre es que a veces nos puede el negativismo o el positivismo. Esto lo vivimos mucho en personas que empiezan a hacer deporte. Si uno empieza por los 10.000 pasos, tendrá unas agujetas que le harán pensar que no quiere sufrir en esta vida. El truco es dar unos pasos mínimos para de ahí poder ir aumentando. Eso sería lo positivo. Esto hace que uno se vaya a dormir un poquito mejor que si no lo ha conseguido, y eso le ayude a conseguir su reto, pero siempre de menos a más.

¿Hay una tabla mínima de ejercicios que haya que realizar?

La clave está en movernos. Si a partir de ahí queremos tener un cuerpo más fuerte, no hablo de estéticamenate más bonito, estoy hablando de tener «más motor», si que habría que hacer una tabla mínima.. Todos sabemos que 40 caballos andan más despacio que 180 caballos, y que esos caballos cuando son altos, generan más gasto de gasolina. Pues para aumentar la potencia de motor necesitamos generar músculos. Si nosotros tenemos un cuerpo fuerte, este va a poder quemar la grasa y las calorías que queremos ingerir. Y vas a estar más sano. A partir de cierta edad, los músculo son el motor de las personas.

¿Cuándo llega ese «momento» o ese punto de inflexión en el que sí o sí hay que ponerse a trabajar?

A los 35. Hasta esa edad, uno todavía cree que tiene una juventud que se come el mundo. Pero se ha comprobado que a partir de los 35 empezamos a perder un 0,8% de masa muscular por año. Es decir, que con 60 perdiste un 30%. Y la mitad de lo que éramos vamos a quedar. Ahí está ese punto que debemos prevenir y no tenemos que esperar a ser débiles para prevenir el dejar de estar fuertes. Es mucho más importante el deporte como prevención, a que el medico te indique que tienes que hacer deporte porque casi casi te vas a morir, o porque tienes una enfermedad. Es como lo de «voy a tomar agua porque tengo sed». Oye, no, hidrátate, evítalo, más vale prevenir.

Cuando uno quiere estar bien porque se ve "mal", ¿qué es más relevante, la dieta, o el ejercicio?

Cuando hablamos de salud siempre voy a hablar de moverse. Pero partiendo de un movimiento mínimo, es más importante lo que ingieres. Hay que partir de una alimentación sana. Esa es la base, y desde ahí llegamos a todo lo demás. No sé si es por la tecnología, pero nos estamos acostumbrando a que todo se puede conseguir con un botón y que en tres meses podemos hacer la «operación bikini». Diría que todo lo contrario. Todo lo que se consigue con la operación bikini es nada. No es a lo que deberíamos apuntar. Lo perfecto es buscar una filosofía de vida: igual que nos lavamos los dientes, como un cuidado básico que llevamos a cabo, cuidemos nuestro cuerpo. Y en general, es decir, por dentro y por fuera. Es muy necesario.

En cuanto a la alimentación, ¿cuál es el principal error que cometemos, y que es fácilmente subsanable?

Uno de los errores principales que cometemos es que no planificamos lo que comemos. Y eso lo deberíamos hacer con antelación. Es la única manera de hacerlo bien. Por otro lado, hablamos de cuidarnos, en efecto, pero sin dejar de disfrutar con los amigos, de salir a un restaurante. Si tu tienes que comer cinco veces al día, y esto lo multiplicas por 7 días de la semana, tenemos un total de 35 comidas para comer perfecto. ¿Qué sería lo ideal? Para mi lo ideal es que durante 30 ingestas te estés cuidando, y que durante 5 estés disfrutando. Ojo, no hablo de cinco cenas. Hablo de dos desayunos, dos comidas, y una cena. Eso es ser una persona más equilibrada, pero que va a tener sus premios, que son por ejemplo compartir un buen momento con amigos. Creo que esto es necesario. No podemos obsesionarnos, porque terminaría por ser aburrido y poco sostenible.

Como entrenador formado en nutrición, ¿qué consejos alimenticios generales o básicos ofrece a nuestros lectores?

Me gusta saber lo que se debe comer, lo nuevo que sale, lo viejo que se quedó en el tiempo... y puedo ayudar a la gente a tener una ingesta saludable. Estamos en un momento en el que todos sabemos que tomar para desayunar un bollo industrial sabemos no es una ingesta correcta como puede ser un pan con tomate por la mañana, y que abusar del azúcar o de la harina puede que genere problemas en nuestra vida. Si sabemos eso, algo tenemos que hacer por nosotros mismos por querernos y cuidarnos. No digo que no nos comamos algún día un bollo industrial, pero tiene que ser una cosa controlada. Si te ven comer. bollos tus hijos no es un buen plan de futuro, ni para tus hijos ni para ti.

¿Tienen más conciencia de que hay que cuidarse en otros países?

Sí, esto es cierto. A nivel físico en otros países se cuidan mucho más. Aunque ha mejorado. Antes no había entrenadores personales, y desde hace 18 años los hay. Y aunque posiblemente sea por un tema más estético que por cuidarse, consigues una salud. Si llegas a ese punto por estética, la salud se va a ver beneficiada.

Algunos expertos abogan que, para luchar contra la obesidad y el sendentarismo comienza por aumentar las horas de educación física en los colegios.

El gran error es que en un país cojmo España en el colegio solo haya una hora de actividad física., eso tendría que ser diario. Pero no nos pongamos tan exigentes, con tres veces por semana ya generas el hábito y una educación correcta. En ese sentido Fitbit se está preocupando por la alta tasa de obesidad en la infancia y ya hay dispositivos para los niños. Esto sin duda va a generar que el mundos sea mejor y la sanidad sea más barata. Lo mires por donde los mires, va a mejorar el futuro de muchas personas.

¿Por dónde recomienda a nuestros lectores que empiecen a cambiar su vida?

Hacer deporte a veces significa que a veces la gente quiere recuperar todo el tiempo perdido rápidamente. Porque de pronto, tú tienes una emoción impresionante por cambiar tu vida y dices, «este lunes empiezo, corro 40 minutos». Puede que esto te genere una lesión, y lo más normal es que lo dejes. A nadie le gusta sufrir a diario y lo lógico es que abandone. Esa es la equivocación de mucha gente: el querer recuperar forma y fondo muy rápidamente. Lo ideal es empezar poco a poco. Obviamente, soy un fan de los entrenadores personales que te hacen conseguir cada vez un poquito más, pero también es muy recomendable la motivación que obtienes con un reloj cuenta pasos en tu muñeca. Monitorizar el ejercicio es importante, es un chivato, un pepito grillo que te ayuda muchísimo a dar esos pequeños saltos que te llevan poco a poco a más. ¿No conseguiste esos 296 pasos? Puede que solo recibir ese mensaje que te dice que no te has movido de la silla en un par de horas te haga ponerte de pie. Solo con eso tu objetivo diario va a mejorar.

A veces los entrenadores personales creemos que podemos llegar a mucha gente y no es así, pero un reloj lo puede tener cualquiera, se lo puedes regalar a cualquiera. Si a ti te va bien a tu reloj, seguramente se lo vas a contar a otro. Los seres humanos necesitamos motivación. La cabeza nos pide tumbarnos, quedarnos quietos, e inventarnos nosotros mismos la excusa… por eso el empuje es necesario. Y digo más, no es solo necesario solamente para la gente que no hace actividad física. También lo es para mi, que me gusta nadar, pero muchos días me da pereza luchar. Tengo que saber que mi teléfono va a estar empujando, o mi entrenador. Nada es gratis: «no pain no gain» o lo que es lo mismo, sin dolor no hay ganancia. Nos puede costar muchísimo cambiarnos de ropa, coger las zapatillas... pero la satisfacción que genera el haber finalizado de entrenar es muy difícil de conseguir con cualquier cosa que hayamos hecho en el día. Hacer deporte, moverse, te da capacidad para afrontar mejor hasta las problemas del día a día.