VIDA SANA

Tres posturas de yoga para adelgazar en la oficina

La gurú neoyorquina Lauren Imparato nos enseña las claves del yoga retox que te hará sudar, te dará firmeza y moldeará tu cuerpo

Imparato, gurú neoyorkina autora del libro de yoga «Retox» y creadora del I.AM.YOU. Studio
Imparato, gurú neoyorkina autora del libro de yoga «Retox» y creadora del I.AM.YOU. Studio - ERNESTO AGUDO

Lauren Imparato, la gurú del yoga de moda, es un auténtico huracán, poseedora de un curriculum que llama la atención. Esta neoyorquina entró en el mundo del bienestar tras renunciar a su carrera profesional como vicepresidenta de Morgan Stanley, y de ahí ha pasado a llenar con miles de yoguis lugares emblemáticos como la Plaza Mayor de Madrid, Times Square o Central Park de Nueva York. Hoy llega al gimnasio B3B para la entrevista derrochando energía y simpatía a raudales, a pesar de que acaba de aterrizar y no ha parado de hacer entrevistas para la promoción de su libro Retox (Planeta).

El éxito del método de esta maestra yogui y experta en bienestar integral parece estar en que su propuesta no busca cambiar los placeres de la vida, ni que nadie renuncie a ellos, sino que se adapta al ritmo real de las personas. Consciente de la vida que llevan muchos, Imparato propone en todos los capítulos de su obra una práctica de yoga sencilla en la oficina, y una más completa para realizar en casa. Nos centramos en el de aldelgazar, porque todos, asegura ella, «nos sentimos "gordos" alguna vez». «A veces pensamos eso, aunque no sea cierto. Otras veces tenemos unos kilos de más, y creemos que estamos más obesos de lo que realmente estamos. Y ambos estados nos abocan a una vorágine de tormento y de hábitos no saludables y, lo peor, a la autocrítica constante y negativa».

Ante esto ella sugiere un plan a lo largo de las 395 páginas de su obra donde cambiar la relación con la mente, el cuerpo y la vida, por dentro y por fuera, con la práctica del yoga «Retox». «Muchos tienen la idea de que el yoga es fácil y suave, y que es una actividad que sirve para complementar un entrenamiento intenso, en vez de ser un entrenamiento en sí mismo. Pero practicado correctamente —asegura—, te hace sudar, te da firmeza, y moldea el cuerpo».

Estos son los tres ejercicios propuestos para realizar en cualquier momento en la oficina:

ERNESTO AGUDO

Brazos de guerrero. Sentado, extiende los brazos hacia los lados. Abre mucho los dedos de las manos, activándolos. Contrae los triceps y aguanta en esa posición de cinco a veinte respiraciones. También puedes practicar la respiración intensa en esta postura.

Abdominales en la silla. Siéntate con la espalda bien recta y eleva los brazos junto a las orejas. Inhala profundamente. Exhalando, inclínate hacia atrás, manteniendo la espalda recta y activando el centro de tu cuerpo. Si esto es demasiado para tu lumbar, estira los brazos hacia delante o déjalos apoyados en los muslos. Aguanta ahí de una a cinco respiraciones, y después, repítelo tantas veces como te sientas cómodo.

Elevación de la silla. Empieza sentado, respirando con normalidad. Al inhalar, eleva los glúteos del asiento. Quédate suspendido encima del asiento, en una postura parecida a la de la silla. Aguanta así de cinco a diez respiraciones, o aguanta una respiración y repítelo diez veces.

Toda la actualidad en portada

comentarios