«Los piojos son más resistentes en la actualidad, y en algunos casos, es necesario tratamiento oral»

Las infestaciones pueden ocurrir a lo largo de todo el año escolar

MADRIDActualizado:

De tanto en tanto, los piojos pueblan las cabezas de niños en edad escolar, con padres preocupados, impotentes y desesperados ante la escasa respuesta a los tratamientos disponibles y el miedo a «convivir» con los incómodos parásitos. Que no cunda el pánico y, sobre todo, información. Esto es todo lo que hay que saber sobre la temida pediculosis explicado por Ana Batalla, dermatóloga en el Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra.

—¿Es cierto que los piojos van a unas cabezas y no a otras? ¿Que hay niños que los cogen con más facilidad?

—Los piojos se transmiten por contacto cabeza-cabeza, y afectan preferentemente a niños de entre 3 y 11 años.

Algunos trabajos han indicado que el tipo de pelo o ciertos hábitos podrían tener alguna relación con la «facilidad» o con la frecuencia de la infestación. Por ejemplo, se ha comentado una mayor frecuencia en niñas favorecido porque suelen tener el pelo más largo, o porque comparten en mayor medida que los niños utensilios para el peinado (cepillos, coleteros, pinzas del pelo…) (aunque esta teoría no es universalmente aceptada). Del mismo modo se ha indicado una menor frecuencia en pelos muy rizados y densos, que dificultaría a los piojos poder poner sus huevos en este tipo de cabello.

—¿Es verdad que los piojos ya no son estacionales, sino que es una «plaga» permanente?

—Sí, pueden aparecer en cualquier momento del año

—¿Qué es lo que mejor funciona para erradicar a los piojos?

—El pilar de tratamiento son los “pediculicidas” (Piojos = Pediculosis capitis). Lo importante es cumplir adecuadamente las indicaciones de tratamiento. En los tratamientos pautados más habitualmente (por ejemplo, la permetrina), se requieren dos aplicaciones de producto separadas por una semana. Esta segunda aplicación es importante para «matar» las liendres que hayan sobrevivido, luchar contra el aumento de resistencias a estos productos, y disminuir el riesgo de «reinfestación». El pediculicida ha de aplicarse sobre el pelo seco. Una vez pasado el tiempo indicado para su actuación y tras la retirada del producto, debe pasarse la liendrera (de modo meticuloso y con el cabello húmedo).

—¿Existen otros métodos efectivos, o esto es lo único?

—Existen también productos no pesticidas comercializados, que han mostrado efectividad para tratar la pediculosis (se trata de siliconas: por ejemplo la dimeticona). Sin embargo, otros productos alternativos no pesticidas (vaselina, aceite de oliva…), sólo ayudan a que los piojos se puedan desprender con mayor facilidad, porque disminuyen su movimiento, pero no los matan.

También es importante revisar “las cabezas” de los contactos cercanos al niño que presenta la infestación (compañeros de colegio, compañeros de actividades deportivas, familiares…), y hacer el tratamiento correspondiente en caso de también hayan adquirido la pediculosis.

—Además del evidente picor, ¿afectan de alguna forma los piojos a la piel del cuero cabelludo de nuestros niños?

—El síntoma principal es el picor. También, aunque no es lo más habitual, puede aparecer cierta irritación (con enrojecimiento y descamación). El rascado puede provocar heridas y que éstas se «sobreinfecten», fundamentalmente por bacterias. Asimismo, la sobreinfección bacteriana puede provocar adenopatías («ganglios agrandados de tamaño») localizadas próximas al área de la infección.

—¿Son los piojos una plaga imposible de erradicar en nuestra sociedad? ¿Son más resistentes ahora, más grandes?

—La infestación por piojos es ubicua a nivel mundial (cualquier edad, sexo, raza, y clase social), lo que hace difícil la erradicación del problema.

Los piojos son más resistentes en la actualidad, y esto lleva a que sean necesarios tratamientos de segundas líneas e incluso, en algunos casos, tratamiento oral (el manejo habitual se realiza con productos tópicos – de aplicación directa sobre la piel).

En cuanto al tamaño, en la literatura médica no se recogen variaciones hacia un mayor tamaño (el piojo adulto mide 2-3mm, y la liendre en torno a 0,8mm).

—¿Cada cuánto se puede usar el producto antipiojos sin irritar la piel?

—Existen tratamientos más irritantes que otros, y cada tratamiento tiene su pauta y su tiempo de aplicación. El que exista picor tras la aplicación del tratamiento no constituye un motivo para suspenderlo, pudiendo paliarse con tratamiento sintomático (por ejemplo, con fármacos para el picor - antihistamínicos orales).

Si se ha realizado el tratamiento correctamente y continúa el problema, conviene utilizar un tratamiento diferente más que continuar/hacer reaplicaciones con el primero.

Si se ha tolerado un tratamiento y ha sido efectivo, no hay problema por volver a utilizarlo (con la pauta adecuada) en caso de «reinfestación».

—¿Se hacen resistentes los piojos a los productos?

—Sí existen resistencias a los tratamientos. Pueden ocurrir, por ejemplo, por mutaciones en los genes de los piojos que provocan que la unión entre piojo y producto sea menor.