Vida sana

A partir de qué momento deben usar los niños gafas de sol

Recomendaciones para comprar unas gafas infantiles

Actualizado:

Samuel Soria, fundador de Parafina & Co., asegura los niños deben comenzar a llevar gafas de sol «cuando los padres ya no pueden protegerles tanto»; es decir, en el momento en el que empiezan a caminar. Alfonso de Luján Said, socio fundador de esta compañía, añade que utilizarlas antes, cuando aún son demasido bebés, «puede favorecer que desarrollen una fotofobia crónica, puesto que el ojo evoluciona progresivamente y tiene que hacerse a la luz solar».

¿Se trata entonces de una moda o de una necesidad en los niños?

Llegado el momento es una necesidad y más aún en niños con ojos claros, dado que si les da la claridad del sol directamente puede darse el caso de que les lloren los ojos, al dejar pasar más luz, o entre otras consecuencias más severas, provocar posibles enfermedades oculares en edad adulta o cataratas.

¿En qué momento hay que ponérselas exactamente: cuando les dé el sol directamente en la cara o cuando salgan a la calle en un día soleado, aunque lleven gorra?

Es recomendable en ambos casos. Además, se debe enseñar a los niños que no hay que mirar al sol directamente para, de esta forma, evitar quemaduras en la retina.

¿Qué características deben tener unas gafas para que no perjudiquen su vista?

Deben ser unas gafas flexibles, que se puedan estirar como si fuera un chicle; es decir, que puedan abrirse del todo y no se rompan, como ocurre con las que están hechas de plástico PET, un material muy maleable y ultraligero por lo que la gafa pesa muy poco. Además, se adaptan a la cabeza por sus patillas curvas.

Las lentes deben ser polarizadas, contar con un filtro especial que bloquee la luz reflejada y solo deje pasar la luz útil dando lugar a una visión sin reflejos.

Muchas madres temen que se les rompan las gafas al caerse el niño y pueda hacerles daño, ¿qué materiales son los más adecuados para que esto no ocurra?

Los mejores son aquellos que sean flexibles, adaptables, ligeros y que aguanten su ritmo: carreras, caídas, juegos…