Día Mundial de la DiabetesEl caramelo que facilita la remineralización de los dientes, huesos y encías

Abedulce, encargado de eliminar todas las bacterias de las caries tras el cepillado, ha sido presentado con motivo del Día Mundial de la Diabetes, «enfermedad silenciosa» que afecta a 6 millones de personas en España

Actualizado:

Una persona con diabetes tiene un nivel alto de glucosa en la sangre, ya sea porque su cuerpo no produce suficiente insulina o no responde de forma correcta a esta enzima, necesaria para procesar los azúcares. Esta «enfermedad silenciosa», que celebra el 14 de noviembre el Día Mundial de la Diabetes, afecta en España a cerca de 6 millones de personas, según cifras de la Federación Española de Diabetes, de los cuales más de 2 millones no saben que la padecen.

Se debe prestar especial atención al cuidado de la salud bucodental, porque la diabetes aumenta el riesgo de padecer problemas en la boca, como infecciones en las encías y en los huesos que sostienen los dientes. Como todas las infecciones, las de las encías pueden hacer que los niveles de azúcar en la sangre se eleven y sin tratamiento, los dientes pueden aflojarse y caer.

Las altas concentraciones de glucosa en la sangre provocan que las bacterias que se acumulan en la boca crezcan. Para una correcta higiene dental, es imprescindible eliminar los restos de alimentos de los espacios interdentales y para eso no basta con el cepillado de los dientes. También es recomendado utilizar el hilo dental, porque con él se llega mejor a los espacios interdentales, pero sigue siendo insuficiente. Pero de esta forma no se eliminan todas las bacterias.

El cuerpo no puede mineralizar los dientes y las encías correctamente porque necesita los minerales de los alimentos para neutralizar los ácidos, tenemos que ayudar a la boca para que las bacterias de la caries se eliminen tras el cepillado, y eso lo hace el azúcar de abedul.

Para eliminar a fondo las bacterias, es importante que el azúcar de abedul haga efecto durante 5-10 minutos en la boca. Por ello, los Caramelos Abedulce están elaborados con 100% azúcar de abedul. Su formato está pensado para disolverlo lentamente en la boca, bloqueando las bacterias de caries y manteniendo un pH alcalino que facilita la remineralización de los dientes, huesos y encías.

Cómodo, rápido y delicioso

Es recomendable tomar un caramelo después de cepillarse los dientes, sin masticar para aumentar su efecto, ni beber nada al menos hasta 30 minutos después, por lo que es ideal antes de ir a dormir. Aunque también facilita la higiene bucal en cualquier momento y lugar, ya que elimina las bacterias y su reproducción.

Además, su agradable sabor y su dulzura natural permiten eliminar la ansiedad cuando el cuerpo pide dulce, evitando recurrir a las grasas saturadas, el chocolate o bollería industrial.

El caramelo se disuelve lentamente aumentando el pH de la boca (alcalino) impregnando con el fosfato de calcio la saliva, quedando anulada la acción de las bacterias dañinas que están en la boca y que producen ácido láctico, estropeando nuestros dientes, evitando que aparezcan las caries.