PROPÓSITOS

Jaque mate al tabaco en 2016

Motivos (de mucho peso) para dejar de fumar este año

MADRIDActualizado:

Comienza el nuevo año y con él, llega uno de los propósitos más importantes que es dejar de fumar. Con este objetivo y para que no volvamos a caer en un hábito perjudicial para nuestra salud, el Hospital NISA Pardo de Aravaca enumera las principales razones para olvidarnos del tabaco en 2016.

-El humo es tóxico: En el humo de un cigarro hay 4.000 sustancias químicas, de las cuales, como mínimo, 250 son nocivas y más de 50 cancerígenas para el ser humano. Sin contar con que también estamos aspirando alquitrán, arsénico y formaldehído, un gas usado para preservar animales muertos.

-Infartos: El tabaquismo es el principal factor de infarto cerebral entre la población joven, y 5 años después de dejar de fumar, los riesgos de sufrir uno son la mitad que una persona que haya seguido fumando. En definitiva, los fumadores pueden ver reducida su salud e incluso, su vida hasta 10 años, mientras son fumadores activos.

-Fumador Pasivo: La toxicidad del humo también afecta a los no fumadores, según la OMS, unos 700 millones de niños (la mitad del planeta aproximadamente), respiran aire contaminado por el tabaco.

-Cáncer: El tabaco aumenta la posibilidad de tener cáncer hasta 20 veces más en casi todos los órganos del cuerpo. El cáncer de pulmón en la causa más común de muerte por cáncer en el mundo. Cinco años después de dejar de fumar, la probabilidad de padecer cáncer de boca, garganta o vejiga disminuye un 50%.

-Problemas de Piel: El tabaco elimina el colágeno y acelera el envejecimiento de nuestra piel, mientras que dejar de fumar retrasa la aparición de líneas de expresión y la flacidez facial.

Tiempo y beneficios

Desde los primeros minutos que dejamos de fumar, nuestro cuerpo intenta volver a la normalidad; a los 20 minutos la presión arterial y frecuencia cardiaca se estabilizan, a las 24 horas, el monóxido de carbono desaparece del organismo y los pulmones comienzan a expulsar los residuos del tabaco, a los 3 meses han mejorado la circulación y los problemas respiratorios.

Para conseguir el objetivo de sacar el tabaco de nuestra rutina existen opciones como la Unidad de Deshabituación Tabáquica del Hospital NISA Pardo de Aravaca donde tratan esta adicción en aquellas personas que quieren dejar de fumar, ya sea por necesidad médica, o por una cuestión de hábitos saludables. «El tabaco es un oxidante muy potente, que provoca el envejecimiento acelerado del organismo: la piel pierde luminosidad y firmeza, en los pulmones se desarrolla enfisema, en las arterias favorece la arterioesclerosis y se generan problemas cardiovasculares, y en todas las células puede provocar la degeneración que lleva al desarrollo del cáncer», indica el doctor Villasante, responsable de esta Unidad. Y añade que «la buena noticia es que, al dejar de fumar, percibimos numerosos beneficios de forma rápida».

Desde esta unidad, por ejemplo, se ofrece un plan de tratamiento de 6 meses de duración en el que el equipo médico analiza al paciente para determinar su grado de dependencia física y psicológica, e indagan sobre la motivación que le ha llevado a buscar el tratamiento, como la existencia de una enfermedad relacionada, síntomas como cansancio, fatiga… o la búsqueda de mayor calidad de vida. A partir de ese momento, se establece el procedimiento farmacológico que garantiza al 70-80% de los pacientes el abandono del tabaco. Y mediante consultas espaciadas en el tiempo, se previene la aparición de recaídas, aunque la capacidad adictiva del tabaco depende de la genética de cada persona.