EmbarazoTodo lo que debes saber si vuelas embarazada

Se recomienda una serie de pautas para que el trayecto sea lo más cómodo posible tanto para la madre como para el futuro bebé, además se precisa de un certificado médico desde la semana 29 a la 36

Actualizado:

Son muchas las mujeres que estando embarazadas se preguntan hasta cuándo se puede viajar en avión. Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, por lo general, no debe suponer ningún problema hacerlo. Sin embargo, desde la semana 29 hasta el final de la semana 36 se debe presentar un certificado médico para poder volar.

A partir de la semana 37 no se podrá. En el caso de ser embarazo múltiple, la embarazada podrá viajar presentando un certificado médico desde la semana 29 hasta la semana 32. A partir de la semana 33 no podrá hacerlo. En ambos casos, durante las primeras 28 semanas pueden viajar sin certificado alguno.

Se recomienda, además, elegir asientos cercanos a los aseos, así como aquellos que estén más cerca del pasillo para que sea más fácil salir al baño sin molestar a los otros pasajeros. Asimismo, cuando el uso del cinturón a bordo no sea obligatorio, es aconsejable levantarse y dar pequeños paseos por el pasillo para estirar las piernas puesto que el riesgo de sufrir trombosis durante el embarazo es mayor.

Ropa cómoda y holgada

Viajar con medias de compresión evita problemas circulatorios así como mantener las piernas elevadas durante el vuelo. La ropa debe ser cómoda y holgada, ya que no comprime ninguna parte del cuerpo y facilita los movimientos. Los vuelos largos también pueden provocar una hinchazón de los pies (inherente también al embarazo) por lo que el calzado debe ser amplio y a poder ser de una talla mayor a la habitual.

Evitar viajes largos y equipajes pesados

Es recomendable elegir viajes que no superen las 6 horas ya que dependiendo del trimestre más horas pueden llegar a ser contraproducentes. También el equipaje debe ser ligero, para evitar así levantar mucho peso. No obstante, siempre deberemos hablar antes con el médico, para consultarle sobre nuestro estado, además de los posibles riesgos o preguntas que se puedan tener.

Lo que no debemos olvidar: provisiones e información médica

Es recomendable siempre llevar provisiones que alivien las náuseas, como frutos secos (almendras, cacahuetes), fruta (manzanas) o queso en porciones, así como agua para mantenerse hidratada. Se recomienda tener a bordo toda la información médica del embarazo por si surge algún contratiempo en el lugar de destino y se debe acudir al médico.