Familia

El «mal» de la Duquesa de Cambridge afecta a un 2% de las embarazadas

La mujer del Príncipe Guillermo ha tenido que dejar su agenda oficial a causa de los persistentes síntomas en su recién anunciado tercer embarazo

El «mal» de la Duquesa de Cambridge afecta a un 2% de las embarazadas

Vómitos persistentes, pérdida de peso de hasta un 5%, variaciones significativas en la analítica de sangre, alteraciones en el metabolismo, intolerancia a varios o todos los alimentos, desnutrición... Así son los síntomas de la hiperémesis gravídica que padecen entre un 0,3 y un 2% de las embarazadas y que ayer se puso de actualidad al tener que adelantar la Duquesa de Cambridge el anuncio de su tercer embarazo ante la imposibilidad de cumplir su agenda oficial por sus persistentes vómitos.

Sin embargo, lo más frecuente es que el 50% de las gestantes padezca un nivel más leve de esta patología, la denominada como emesis gravídica; es decir náuseas y vómitos. «Lo habitual –explica María Victoria Cambredó, coordinadora de ASSIR, Atención a la Salud Sexual y Reproductiva– es que estos síntomas aparezcan entre las semanas cinco a siete de embarazo, teniendo su pico en la novena semana y desapareciendo entre la 16 y 18. Aún así, en un 10% de los casos pueden persistir durante todo el embarazo y en un 5% hasta, incluso, en el parto».

Principales causas

Las causas de estos vómitos tienen una base hormonal que se detecta en la orina –añade Cambredó–. «Concretamente cuando hay valores elevados de la gonadotropina coriónica humana (hCG), que es la que detecta el embarazo en una mujer».

También son propensas las mujeres con altas dosis de progesterona, las que padecen grandes dosis de estrés, las mujeres de raza negra, las que tienen embarazos múltiples, las que padecieron vómitos en embarazos anteriores, las primerizas y las adolescentes.

Para mejorar sus síntomas, que pueden empezar por la mañana y durar todo el día, deben adoptar algunas medidas higiénico-dietéticas que consisten en comer pocas cantidades, que no sean grasas, ingerir más carbohidratos y proteínas, optar por alimentos sólidos y fríos –porque los líquidos y calientes favorecen los vómitos–, huir de los picantes y de los condimentos.

Aún así, los síntomas pueden persistir por lo que, según esta experta, «se recomienda multivitaminas, sobre todo B6, o algún tratamiento farmacológico con doxilamina, piridoxina, protectores gástricos o pastillas de gengibre. También producen cierta mejora la acupuntura y la acupresión», concluye.

Toda la actualidad en portada

comentarios