Contra el Blue Monday, el Yellow Day
Contra el Blue Monday, el Yellow Day

Convierte tu Blue Monday en un Yellow Day

Está en tu mano que hoy sea el día más feliz del año

MADRIDActualizado:

Igual que al tercer lunes de enero se le conoce como «Blue Monday», el día más triste del año, y se asocia la tristeza con bajas temperaturas, días cortos y vuelta a la rutina después de los excesos navideños... Existe el día más feliz del año y es el Yellow Day. Es el 20 de junio, y es el resultado de una combinación de factores meteorológicos y económico - sociales: Mejora de las temperaturas, incremento de las horas de luz o la llegada de las jornadas intensivas de verano. Según esta fórmula ese día estamos todos de mejor humor, más alegres, tenemos más ánimo y estamos más felices y contentos, en definitiva.

Sin duda, todo influye en la mejora de nuestro bienestar. Pero hay algo más importante que todos estos agentes externos, si cabe. Debemos saber que el motivo más importante para nuestra felicidad, indica la doctora y escritora Marisa Navarro, autora de los libros «La Medicina Emocional» y «El Efecto tarta», es que los pensamientos determinan nuestros sentimientos. Es decir, que «lo primero que tengo que hacer cada mañana es elegir ser feliz, para intentar que todos los días sean "Yellow Day" y no "Blue Monday". Elegir ser feliz, y después pensar cómo ser feliz, o qué me hace más feliz».

Cómo ser más feliz

Para lograrlo, hay muchas pequeñas rutinas que, según esta terapeuta emocional, se pueden seguir, y para cada persona serán diferentes. «Si desayuno de esta manera, si hago estas cosas que me gustan, o comparto estas otras, o si perdono más, y dejo ir aquello que me está molestando, si consigo relajarme, o sonreír más, o dar las gracias... Debemos procurar realizar aquellas cosas que sabemos que nos sienten bien». Lo corrobora doctora quiropráctica Roser de Tienda, para quien si eres de los que sienten «el blues» lo mejor que puedes hacer «es empezar esa actividad que has querido llevar a cabo desde hace años y no has podido, reservar tiempo para disfrutar con los amigos, ir al cine, al teatro, dar paseos por lugares que nunca pasas en tu ciudad, escucha buena música…. Todas estas actividades te ayudarán a desterrar la tristeza invernal».

Otro consejo de la doctora Marisa Navarro es «rodearnos de "personas medicina", que son gente positiva, que irradia felicidad, entusiasmo... Esto indudablemente nos va a contagiar esta felicidad». También sugiere que intentemos «vivir en el ahora, no en las cosas que ya han pasado o en las que tienen que venir». Porque de otra forma, continua, «nos estamos perdiendo el momento presente, que es lo que tenemos y uno de los puntos que más felicidad me puede dar. Además, todas las actividades que me hacen estar en el momento presente, son las que más feliz me hacen».

Por supuesto, no hay que olvidar la práctica de deporte, «que nos va a dar muchísima energía, y nos sienta bien a todos los niveles. Todos deberíamos empezar el día haciendo ejercicio, porque moviliza. A parte de sentirnos mejor a nivel físico, nos hace sentir bien a nivel emocional y psicológico. De hecho, es el mejor antidepresivo que existe, o uno de los mejores. Y nos va a hacer ver la vida de una manera mucho más positiva».

Otra de las recomendaciones de esta psicóloga es que seamos más agradecidos. Y no solo a las personas que nos rodean, sino con la vida y lo que tenemos, en general. «Los actos de gratitud nos hacen tomar conciencia de lo que realmente tenemos y somos, pero a veces se nos olvida por pequeños problemas que tenemos en la vida. Es bueno parar un momento cuando te levantas por la mañana para dar gracias por el sol que hace, o la ducha tan maravillosa que te estás dando. La mayor parte no disfrutamos de estas pequeñas cosas puesto que sencillamente las damos por hechas, pero son un privilegio. El tomar conciencia de ello nos hace valorarlo».

Por último esta terapeuta sugiere algo que nos puede hacer muy felices y que no se suele barajar: ayudar a los demás. «Esa es una fuente enorme de felicidad. El ser amable, simplemente con alguien que nos encontremos por la calle, sujetando una puerta al salir... Aunque sea en pequeñas dosis».

«Todas estas cosas están alcance de cualquiera —concluye la doctora Navarro—. Podemos disponer de ellas. Por tanto, es una actitud personal y que tú eliges, independientemente del día que sea. Es una actitud ante la vida que podemos elegir cada mañana».