Raquel Adrián, técnico en cosmética natural ( - Raquel F-Novoa

Cómo cuidar tu cuerpo en verano con ingredientes caseros

La técnico en cosmética casera, Raquel Adrián, da las claves para cuidar la piel de los efectos del sol sin salir de casa

MADRIDActualizado:

Una piel sana y luminosa es una de las mayores ambiciones en los meses de verano y, para conseguir este objetivo, la exfoliación es una rutina fundamental. La llegada del calor y las largas jornadas de exposición al sol provocan que la piel se deshidrate y reclame mayores cuidados.

Para cuidar la piel, indica la técnico en cosmética natural Raquel Adrián, «A veces no es necesario gastar grandes cantidades de dinero en cosméticos de alta gama» ya que –indica- «podemos fabricarnos nosotros mismos cosméticos de calidad con productos que tenemos en nuestras propias casas».

Resalta la importancia de la exfoliación «no solamente en verano, sino en las demás épocas del año» ya que la piel se regenera cada aproximadamente 30 días y las pieles muertas taponan el poro: «cuando nos exfoliamos retiramos la piel muerta y la suciedad que tapona el poro y la piel respira mejor, se percibe más luminosa y recibe la crema hidratante como una esponja».

Para fabricar el exfoliante resalta dos ingredientes fundamentales:

Por un lado están las borras del café, idóneas para una exfoliación profunda de la piel. «Con el café limpiamos e iluminamos la piel ya que la superficie de la piel, al alisarse tras la limpieza reflejará mejor la luz. La segunda cualidad que le atribuye al café es la de ayudar a prevenir la celulitis «al ser diurético evita la retención y acumulación de líquidos y grasas, también ayuda a eliminar toxinas».

El tándem perfecto para completar esta receta es el aceite de oliva, de esta manera la mezcla se esparcirá con mucha facilidad sobre el cuerpo. Este producto tiene un hueco en las alacenas de toda cocina, sin embargo, su uso principal es el alimentario y se tienden a obviar los importantes beneficios que tiene sobre la piel. Es rico en ácido oleico, que tiene «propiedades humectantes para la piel», esto significa que atrae y retiene la humedad y, por lo tanto, favorece la hidratación tan necesaria en verano. Además, indica Raquel Adrián, actúa como emoliente creando una capa protectora sobre la piel.

Además del café y el aceite de oliva, Raquel Adrián también recomienda tanto la sal fina como la sal gruesa como buenos acompañantes del aceite para la exfoliación. La sal es apta tanto para la cara como para el cuerpo y sus propiedades alcalinas desinfectan la piel, la limpian en profundidad, y le aportan luminosidad. El azúcar es otro buen compañero, sin embargo, no es aconsejable para las personas de pieles más sensibles.

A pesar de que no es un ingrediente habitual en todos los hogares, la técnico recuerda las propiedades del aceite de almendras, que «se puede conseguir en tiendas online y en cualquier herbolario a un precio muy económico». Éste –indica- tiene vitamina E, que aporta mucha elasticidad a la piel.