Cómo combatir la celulitis con el arma de la alimentación

A las ya conocidas infusiones como el té verde o la cola de caballo se suman otras menos conocidas como la infusión de piña o la de diente de león

MADRIDActualizado:

Uno de los problemas más comunes que se derivan de los problemas circulatorios, la activación hormonal, la genética y el ritmo de vida sedentario es la celulitis. La lucha contra este problema, que es una enfermedad del tejido subcutáneo, la llevan a cabo el 70% de las mujeres que la padecen.

La ausencia de ejercicio físico y una mala alimentación, que lleva a una deficiente metabolización de las grasas, agravan una situación que se puede prevenir con una serie de consejos alimenticios.

La Clínica Feel Good, especialista en nutrición y alimentación, ha elaborado una pequeña lista con alimentos y hábitos que sirven para combatir la celulitis de forma eficaz.

El agua es un pilar contra la celulitis porque ayuda a eliminar toxinas que favorecen la acumulación de grasa. Consumir poco agua conduce a la retención de líquidos, algo que acelera la aparición de la celulitis.

Dentro de la fruta, los plátanos son ideales en esta misión anti-celulitis. Previenen de la retención de agua y promueve una circulación sanguínea saludable por el alto contenido en potasio. Favorece, por tanto, la eliminación de toxinas. Las fresas, las moras y las frambuesas en el desayuno son frutas excelentes como antioxidantes que combaten las toxinas y la retención de líquidos.

El chile y la cayena contienen capsaicina, que es una sustancia que aumenta la producción de calor en el cuerpo y ayuda a quemar grasa. Esto es clave en la pérdida de peso y también resulta excelente contra la celulitis.

El jengibre ayuda a disminuir el apetito, acelera el metabolismo y es muy bueno en la lucha contra la báscula. Mejora la digestión y la circulación, lo que contribuye a la eliminación de toxinas y a luchar contra los problemas de la celulitis.

Los alimentos ricos en fibra sirven para que el cuerpo absorba mejor los nutrientes, las vitaminas y los minerales que nos permiten mantener la piel hidratada de forma eficaz.

Las legumbres, especialmente las lentejas y la quinoa, contienen unas proteínas que ayudan al cuerpo a construir músculo en lugar de grasa. Y también la proteína del huevo, al tener pocas calorías y grasas, sirven para tal menester.

Las verduras como los espárragos, así como los cítricos en general, son muy necesarios en la lucha contra la celulitis. Contienen bioflavonoides que ayudan a fortalecer los capilares, previniendo contra la aparición de la «piel de naranja».

El efecto drenante y desintoxicante de la cebolla ayuda a eliminar toxinas, activando la circulación y reduciendo los niveles de azúcar en sangre.

Por último, informa Clínica Feel Good, existen infusiones como el té verde, diente de león, cola de caballo y de piña que tienen múltiples propiedades diuréticas y depurativas además de limitar la absorción de grasas, favorecer la eliminación de toxinas y mejorar la circulación. Todos ellos aspectos esenciales en la lucha contra la celulitis.