Familia - Supersanos

Todo lo que las infusiones pueden hacer por ti

Propiedades de estas bebidas calientes y aromáticas que nos ayudan a entonar el cuerpo y rehidratarnos

Todo lo que las infusiones pueden hacer por ti

Acabamos de dejar atrás banquetes, comilonas y todo tipo de homenajes gastronómicos en los que quién más y quién menos se ha salido de la dieta habitual. El resultado inmediato es que nuestro sistema digestivo se siente resentido, nos cuesta más hacer la digestión, y pueden aparecer ardores de estómago, gases, etc. O tal vez tengamos un sistema digestivo fuerte como un roble, pero queramos prevenir molestias y cuidarnos un poco.

El recurso más socorrido (y barato) son las infusiones. «Son agradables de tomar, y la bebida caliente y aromática nos ayuda a entonar el cuerpo y rehidratarnos», subraya Jesús Cía, de Josenea, productor de infusiones ecológicas con las plantas que ellos mismos cultivan en Lumbier, al pie del Pirineo navarro. Aunque se comercializan infusiones ya formuladas para los efectos que buscamos (digestivas, detox, etc.), los más aficionados al placer de una buena infusión pueden preparar sus propias mezclas y disfrutar combinando sabores.

Para ello, aconseja Jesús Cía, «la principal recomendación es recurrir a plantas de origen ecológico, de las que tengamos constancia de que han sido cultivadas sin pesticidas ni sustancias químicas. Una infusión no puede ser saludable si no ha sido cultivada de forma ecológica, lo que redunda no sólo en su calidad sino en su sabor».

Para favorecer la digestión

Las mezclas más socorridas son manzanilla, menta y regaliz, o manzanilla, anís y regaliz. La manzanilla es idónea para las digestiones lentas y pesadas, y el regaliz facilita el tránsito intestinal. El añadir menta o anís dependerá de las preferencias de cada uno. Estas mezclas se pueden encontrar ya preparadas, pero también podemos hacerlas nosotros mismos, para poner el acento en el sabor que más nos agrade.

Quienes quieran lanzarse y experimentar pueden combinar nuevos sabores por su cuenta, con plantas menos conocidas pero también con grandes propiedades digestivas. Jesús Cía sugiere:

Caléndula: nos ayudará a evitar la inflamación de las mucosas del sistema digestivo.

Milenrama: estimulante digestivo y antiespasmódico.

Malvavisco: antiinflamatorio, eficaz en las gastritis, ardores de estómago y estreñimiento.

Hinojo: para digestiones lentas y pesadas, aerofagia y espasmos gastrointestinales.

Para detoxificar el organismo

Estos días no sólo debemos pensar en facilitarnos la digestión, sino también en depurar nuestro organismo después de tantos excesos. La mayoría de las infusiones detox que podemos encontrar ya preparadas contienen cola de caballo y/o diente de león, ambas estrellas de la depuración y muy diuréticas. Pero si queremos mimar un poco más nuestro sistema hepático y biliar, podemos animarnos a probar otros sabores:

Ortiga verde: se la conoce como planta urticante, pero también es un gran diurético.

Romero: depurativo hepático, tan beneficioso que algunos lo llaman «el ginseng español».

Frángula: su corteza se utiliza en infusiones por su suave acción laxante.

Bardana: la raíz de esta planta ayuda a depurar el riñón y activa la producción de bilis.

Una taza caliente en la sobremesa puede convertirse en un valioso aliado para paliar los recientes excesos navideños. El único límite lo pone nuestro paladar.

Toda la actualidad en portada

comentarios