Parejas

Todo lo que debes poner en práctica para seducir a un hombre

El sexólogo clínico Luis Tejedor explica que una mujer debe atraer por lo que es, «no por un falso yo»

Actualizado:

Mientras que hay muchas personas que aseguran no saber cómo ligar, Luis Tejedor, autor de «El pequeño libro de la seducción», explica por su experiencia como psicólogo y sexólogo clínico una serie de aspectos que una mujer debe tener en cuenta cuando trata de seducir a un hombre, «porque ellas también son las que dan el primer paso».

Puntualiza, en primer lugar, que es una prioridad analizar la relación que tiene una mujer consigo misma. Cómo se trate y los mensajes que se dirija hacia su persona serán los que proyecte a la otra persona, como su carta de presentación. Por eso, recomienda, antes de nada, potenciar los puntos fuertes, trabajar las debilidades para ser consciente de que «tú eres la primera que debes seducirte a ti misma», apunta.

El aspecto físico no lo es todo, pero sí es importante cuidarlo. Añade que si una mujer se siente cómoda con su imagen y muestra un aspecto cuidado y saludable se sentirá en sintonía con ella misma, más segura. «Debe huir de la incomodidad a la hora de vestirse para parecer mucho más atractiva porque, de esta manera, estará más pendiente de lo que lleva puesto que de disfrutar el momento».

¡Y no te olvides de sonreir!

La actitud es otra cuestión clave, puesto que si la mujer muestra una actitud abierta y curiosa con intención de conocer a los demás y aprender cosas nuevas, se sentirá más suelta y libre para proyectar su interés al chico que le gusta. «¡Y no te olvides de sonreir! —advierte—. El gesto por excelencia en las relaciones personales es la sonrisa. Nos acerca a los demás, transmite buenas vibraciones, ilumina el rostro».

Para que la sonrisa sea más natural para aquellas que no estén acostumbradas a hacerlo recomienda empezar a practicar: «sé amable y sonríe todo lo que puedas. Hazlo mientras vas andando por la calle, cuando saludas a un camarero, al encontrarte con alguien... Y, sobre todo, al cruzar las primeras miradas con el chico que te atrae. Estás preparando el terreno para pasar a la acción».

Cuando llega la ocasión de estar con él aconseja mandarle las señales adecuadas a través del lenguaje corporal y no olvidar que la primera impresión cuenta mucho cuando se acaba de conocer a alguien, a pesar de que en ocasiones los nevios pueden jugar malas pasadas. Lo importante —según el autor— es ser honesta con una misma tanto en el lenguaje corporal como verbal.

Confiesa, además, que no hay nada que le haga sentir mejor a los hombres que verse halagados por una mujer. «Por ello, refuerza lo que te guste de él. Acércate destacando algo de su físico o conducta que te haya resultado llamativo porque le hará sentirse especial y aumentará su atracción hacia ti. Además, te permitirá justificar tu iniciativa. Pero ¡cuidado!, no hay que resultar empalagosa».

Hablar, pero también saber escuchar

Y llegó el momento de la verdad: el de mantener una conversación. Este especialista en relaciones de pareja asegura que lo que importa es que una mujer atraiga por quien es, no por un falso yo. También es fundamental que encuentre el equilibrio entre hablar y escuchar. La idea es conocerle, pero también que él la conozca a ella. «Al hablar de ti sé entusiata y positiva y escúchale con interés».

En esa conversación resulta también esencial que la mujer se muestre segura y con sentido del humor. Si busca la aprobación del hombre generará preocupación y dudas. Es mejor que transmita que ante todo se acepta y respeta a sí misma, porque, según Tejedor, «genera una atracción irresistible en los hombres. Eso sí —advierte—sin subirte demasiado. Y todo ello debe estár ligado al humor para divertirte y pasarlo bien juntos».

Por último, destaca que ligar es un juego de dos. «Si te centras solo en complacerlo a él se va a aburrir. Pónlo a prueba. Juega con su imaginación, mantén el misterio en algunos momentos... No le des todo de buenas a primeras».

Aconseja que es mejor que él se sienta parte de esa interacción para que se acerque a la mujer poco a poco. «Si os seducís mutuamente, la atracción irá aumentando y si notas que él no muesra interés, tendrás la información que necesitas para seguir o no», concluye.