SexoLa postura sexual que vuelve locas a las parejas españolas

La sexóloga Ruth González Ousset habla de prioridades, de factores que determinan disfrutar o no de la relación y de consejos para que no se convierta todo en rutina

MadridActualizado:

Eso de «Para gustos, los colores» también toma sentido cuando se habla de sexo. No llegar a un punto en común puede ser un problema a la hora de tener relaciones con la pareja. Y ahí surge la pregunta: ¿Existe una postura que permita disfrutar a los dos por igual? Una encuesta realizada a 2.000 británicos y americanos revela que hay una posición que, en ambos géneros, ocupa la primera posición.

Casualmente, es la misma que ocupa el número uno en España: doggy style —o la conocida como postura del «perrito»—. En el estudio, el 35% respondía que era la posición preferida a la hora de tener relaciones. «Suele gustar mucho a los dos, pero es cierto que hay que tener en cuenta la situación de la mujer. Es decir, en épocas de ovulación, por ejemplo, a ellas podría dolerles más esa postura», afirma la sexóloga Ruth González Ousset.

Asegura, además, que «los hombres que tienen eyaculación precoz no son partidarios de esta postura y abogan más por la del misionero, donde sí pueden tener más control interior». Esa posición es, precisamente, la segunda más votada por el sector femenino. «Muchas mujeres necesitan contacto visual y les gusta hacerlo así», continúa.

Para ellos, la opción que sigue al «perrito» es la «cowgirl», donde la mujer tiene más control al estar encima del hombre.

Factores, consejos y rutinas

Lejos de que todo dependa de la posición en la que estén ambos, disfrutar del sexo está determinado por más factores a tener en cuenta. «El más importante de todos es la comunicación, es esencial. Debemos pedir siempre lo que nos guste y no sentir vergüenza por ello», insiste González Ousset.

Como un juego, así deberían plantearse las parejas la relación sexual. Esta sexóloga cuenta que la idea de dejarse llevar es la más efectiva. «Hay que desconectar del trabajo, de la rutina y disfrutar del momento con tu pareja. Cuando no es así, se transmite la tensión del día también a la hora de dar un beso».

Para evitar esos malestares, González Ousset apoya la idea de innovar, de «salir de la cama y cambiar de escenario». «Suelo aconsejar que lo hagan en entornos de agua, como en la ducha o en jacuzzi si se tuviera. Y, por qué no, tener relaciones en la cocina, mientras están guisando», prosigue.

Y como si de ir al gimnasio o quedar a tomar café se tratara, también es bueno agendar las relaciones con la pareja. «Siempre les animo a tener, al menos, una cita a la semana. Pero que no sea de cinco minutos, mal y rápido —que al final es lo que está acabando con los compromisos—, sino que sea sin presiones, es lo esencial para disfrutar del sexo», añade esta especialista.

Para finalizar, González Ousset recuerda que el día «estrella» sigue siendo el sábado, tanto para la mujer como para el hombre. «En cuestión de preferencias, ellos siempre van a querer tener relaciones por la mañana, recién levantados, mientras que ellas están más “espabiladas” a la hora de la siesta», concluye esta sexóloga.