Personal branding

Tu marca personal: una buena profesional, un ser humano

La imagen, tanto personal como digital, es un factor fundamental a la hora de buscar un empleo

Tu marca personal: una buena profesional, un ser humano
NOEMÍ BARRIENTOS - Actualizado: Guardado en: Familia Parejas

Seas emprendedora o trabajadora por cuenta ajena, construir y cuidar la marca personal es clave si se quiere tener un posicionamiento relevante como influenciadora y líder de opinión en las áreas de conocimiento que más se dominan.

Las redes sociales han transformado el modelo tradicional de «networking» basado en la asistencia a eventos, en un nuevo paradigma profesional donde el perfil social es la nueva tarjeta de visita.

Mientras Facebook representa la visión más personal de la esfera privada, Twitter y LinkedIn son los canales donde la huella profesional está más expuesta y tiene mayor impacto. En Twitter, por ser el espejo de las opiniones de cada uno sobre la actualidad del día a día y lo que sucede a tu alrededor, y en Linkedin por ser el espacio que acredita a la persona como profesional. Todo influye en la percepción que los demás tienen de nosotras: lo que decimos y cómo lo decimos, porque ser experto en un tema no es lo único que acredita la marca personal de cada persona. Hay que saber conversar y debatir sobre las ideas siguiendo las reglas del juego de la dialéctica: estar bien informado, argumentar y aceptar las críticas. Esto es clave, por ejemplo, en Twitter, donde cualquier error puede mermar ipso facto la reputación. En LinkedIn, sin embargo, importan más otros aspectos como los grupos en los que se participa o el tipo de información que se comparte y difunde.

Con la llegada de redes sociales verticales como Womenalia.com, la red de las mujeres profesionales, o thehumansnetwork.com, la red de los seres humanos, la marca personal adquiere una nueva dimensión donde el perfil profesional solo tiene una parte del peso. Empieza a ser clave para el desarrollo profesional saber desenvolverse en colectivos y comunidades, y no tener miedo a manifestar cuáles son nuestros valores y qué cosas nos mueven por dentro.

Cada vez son más las compañías que tienen en cuenta la inteligencia emocional, la empatía, la sociabilidad y los valores a la hora de seleccionar a un profesional, ya que el nuevo talento no solo se mide en términos de éxito profesional y de experiencia, sino también de «humanidad».

Estas son algunas recomendaciones para construir tu marca personal:

1. Cuidar la imagen personal

Todas, desde la fotografía personal hasta las imágenes complementarias del perfil, describen quién eres y cómo te presentas al mundo.

2. Más allá de un CV

Tu perfil profesional no es tu currículum sino una visión de tu trayectoria profesional contada como una historia, con un «story telling». Utiliza la creatividad, la pasión y, sobre todo, datos ciertos y reales.

3. Red de grupos de interés

El éxito de una marca personal no está en tener miles de contactos sino en estar rodeado de los profesionales adecuados para proyectar tu marca personal. Hay que ser selectiva y dedicar tiempo a decidir a qué personas invitas a conectar, argumentando bien porqué quieres que formen parte tu red.

4. ¿Hay que opinar de todo?

Tu prestigio está ligado a tus opiniones. Puedes tener opinión acerca de cualquier tema, pero no todas tus opiniones ser de interés para los demás. Hablar por hablar para tener protagonismo acaba desvirtuando tu marca personal.

5. No venderse siempre

Todos buscamos obtener un reconocimiento profesional a nuestra labor, llegar al mayor número de personas e influir sobre las opiniones de los demás, pero como en el resto de facetas de la vida, la relación entre humanos requiere de mimo, incluso de amor. Respeto, educación y empatía son claves para aproximarse al otro si queremos «venderle sin vender».

6. Ser humano

Tus valores son tan importantes para tu marca personal como tu conocimiento, tu posición y tu experiencia. Ser humano es rentable.

Toda la actualidad en portada

comentarios