PAREJAS

¿Se incrementan las relaciones sexuales en verano?

El calor, las vacaciones, el relax... pueden producir cambios en la intimidad

MADRIDActualizado:

Una encuesta realizada a más de dos mil personas ha preguntado si la actividad sexual aumenta con la llegada del verano. El 73% de los encuestados apuestan por el sí. Y entre los motivos que ofrecen están los siguientes: que hay mayor exposición de los cuerpos al aire libre, que existe mucho más tiempo de ocio y menos estrés. La reducción de este último es clave. La prioridad es disfrutar o que el buen tiempo también motiva y favorece la predisposición al sexo.

Pero, aunque los encuestados no las hayan manifestado, existen muchas más motivaciones externas para practicar sexo, como puede ser la desconexión y la salida de la rutina, que incitan a relajarse. Los días son más largos y por ello se presentan más posibilidades de tener relaciones sexuales.

Así lo describe Geri Asenova, relaciones externas de SexPlace: «durante el verano, el calor hace que produzcamos más testosterona, oxitocina y endorfinas y este tipo de hormonas propician el deseo sexual y el cuerpo es más propenso a desear sexo». «Por otro lado —explica Asenavo— hay teorías que hacen mención a la luz y a su capacidad de estimular la hipófisis, responsable de la liberación de las hormonas del deseo sexual».

Sin embargo, el 25% de los encuestados afirma que sus relaciones sexuales no aumentan durante el verano. Según estos, el calor no favorece el contacto físico, al contrario. También afirman que durante las vacaciones pasamos más tiempo con la pareja y que eso genera más tensiones y más discusiones.

A estas aseveraciones Geri Asenova añade: «es importante tener en cuenta que el éxito de nuestras relaciones no depende de la cantidad sino de su calidad. No hay parámetros objetivos para medir la satisfacción sexual. Las experiencias son totalmente personales».

Infidelidad y tecnología

La sexóloga Ruth González puntualiza que el verano es una época en la que la líbido generalmente se dispara, y que actualmente hay más medios para poder ser infiel. La nuevas tecnologías contribuyen a ello: «Las apps y páginas web y chats para gente con pareja que quiere ser infiel suelen notar un incremento de inscripciones durante toda la temporada de verano, siendo un 21 % de hombres y 17 % de mujeres que quieren tener un desliz sin ataduras». Pero no sólo la gente con pareja se hace un nuevo perfil, los que ya los tenían «incrementan considerablemente su actividad en estas redes sociales»

González afirma que uno de las causas para que estas acciones se sucedan es que «en verano los niños están de campamento o con los abuelos, y no suponen una responsabilidad». Por otro lado, da una sencilla explicación al aumento de la práctica del sexo durante el estío: «la ausencia de estrés, que es la enfermedad del siglo XXI, y las menores obligaciones que se dan durante las vacaciones, que relajan mucho».

Pero no todo es sexo e infidelidad. Siempre se ha dicho que después del verano es cuando hay más rupturas, pero Ruth González cree que es porque las parejas de repente «pasan mucho tiempo juntos, que normalmente con la vorágine de trabajo y el día a día no es así».