Parejas

Estas son las cuatro dudas sexuales más frecuentes en los españoles

El 45% de las consultas abordan la falta de orgasmos

Actualizado:

¿Qué le pasará a mi cuerpo si sigo sin tener sexo? ¿Por qué cuanto menos hago el amor, menos me apetece?... Son muchas las preguntas que tienen las personas sobre sexualidad. El equipo de sexólogas de la plataforma Platanomelón.com aseguran que reciben unas 3.000 consultas al mes. Aun así, puntualizan que son cuatro las más frecuentes: las dificultades para llegar al orgasmo, la ausencia de deseo, los miedos en las primeras relaciones sexuales y si el tamaño del pene es el adecuado

Las sexólogas de esta plataforma coinciden en que muchas de las consultas están relacionadas con una «concepción limitada de la sexualidad» y recuerdan que lo importante es saber que «el sexo se fundamenta en el respecto por uno mismo y el conocimiento y la aceptación de las propias limitaciones y posibilidades».

Así resuelve María Hernando, sexóloga de Platanomelón.com, los principales temas de interés:

—Falta de orgasmo. Aproximadamente un 45% de las consultas versa sobre las dificultades para alcanzar el clímax. «Me cuesta mucho llegar al orgasmo. Solo lo he conseguido en contadas ocasiones...».

El orgasmo es algo complejo porque hemos llegado a pensar que, en realidad, es algo que tiene lugar entre las piernas cuando, la verdad es que tiene lugar entre las orejas. El órgano de placer por excelencia no es otro que el cerebro. Así que, el primer responsable de sabotear tus orgasmos es él: mientras más te obsesiones en llegar, más lejos estarás de conseguirlo. Además, nos han hecho creer que toda la magia ocurre en la vagina cuando no hay nada más alejado de la realidad, de hecho, es importante tener en cuenta que el 76% de las mujeres necesitan estimular el clítoris para conseguir orgasmos. La clave está en estimular las 8.000 terminaciones nerviosas del clítoris y por todos sus extremos. ¿Sabías que si estimulas la zona G o el ano, en realidad, estás estimulando el clítoris?

—Tamaño. El 25% de las dudas están relacionadas con el tamaño del pene. «Mi pene erecto mide 10 cm y creo que es poco».

La preocupación sobre los «centímetros» es algo casi milenario. De hecho, el órgano del cuerpo más buscado en google es el pene y, concretamente, la gran mayoría de búsquedas son masculinas y se centran en «¿cómo hacer el pene más grande?» o «¿cuánto de grande es el pene medio?».

Sin embargo, es una preocupación exclusiva de ellos porque el 40% de las búsquedas que hacen ellas sobre el pene se centran en «irritación por penes demasiado grandes», «dolor al tener relaciones sexuales» o «sangrado durante las relaciones sexuales».

Es absurdo centrarse en el tamaño, teniendo en cuenta que, tanto el clítoris como el punto P se encuentran a pocos centímetros de la entrada. Pero si sigue siendo una preocupación, el principal consejo es explorar el propio cuerpo y aprender a aceptarse. Y, como apunte tranquilizador, 10 cm es una medida totalmente estándar dentro de la media.

—Falta de deseo. Un 20% de las preguntas indaga sobre la falta de deseo tras un tiempo de relación: «Soy una persona sexualmente muy activa y tras un año y medio de relación no me apetece tanto tener sexo».

En el inicio de toda relación se confabulan una serie de factores que nos hacen estar sexualmente al 100%: la mezcla de dopamina, serotonina, adrenalina y vasopresina; ese cóctel de hormonas nos hace sentir enamorados y capaces de todo.

Además está el morbo hacia la pareja, las ganas de probar mil cosas… Con el tiempo, el efecto de las hormonas disminuye y las ganas locas se disipan. Es aquí donde nos queda jugar, innovar y probar cosas nuevas.

—Primeras relaciones. Por último, aproximadamente el 10% de las consultas aclaran dudas ante las primeras experiencias sexuales: «Tengo miedo de la primera vez».

Es normal sentir temor ante la primera vez puesto que es algo desconocido y, además, se nos ha hecho creer que tenemos que saber qué hacer y, por mala suerte, tenemos como referente a las películas XXX, que no olvidemos: ¡Son películas! Lo único importante de «la primera vez» es que las relaciones sean consensuadas y consentidas. Que sean con alguien de confianza y que si, en cualquier momento quieres parar, puedes hacerlo. Nadie está obligado a llegar hasta el final si no le apetece. Y hay que relajarse y no tener miedo de no hacerlo a la perfección; en el sexo, como en todo, cuanta más práctica e información se tiene, más se disfruta.

María Hernández también recuerda las cuestiones más curiosas que consultan los usuarios de la plataforma:

¿Qué le pasará a mi cuerpo si sigo sin tener sexo?

El sexo nos hace sentir mejor y más felices. Nos aporta numerosos beneficios tanto a nivel físico —ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro y los problemas cardíacos, mejora nuestra piel y nuestro sistema inmune...—, como a nivel psicológico —mejora las relaciones de pareja, aumenta la autoestima, etc—.

De esta manera, al no tener sexo durante un largo periodo de tiempo, nos perdemos ese chute extra de energía y sus beneficios en el plano mental y físico. Así que es probable que nos sintamos algo más decaídos y apáticos.

¿Qué diferencia hay entre los penes de carne y los penes de sangre?

Existen dos variedades de penes: penes de carne y penes de sangre. Los primeros son aquellos que no cambian notablemente su tamaño cuando pasan de un estado de reposo a un estado erecto. Por otro lado, los penes de sangre son aquellos que son bastante pequeños en estado de reposo, pero que aumentan considerablemente su tamaño cuando se excitan.

¿Por qué cuanto menos hago el amor menos me apetece?

El sexo es como el deporte: cuanto más haces, más apetece y menos cuesta. Por eso, cuando nos acostumbramos a no mantener relaciones sexuales cuesta despertar el deseo ya que estamos «desentrenados». Para solucionarlo, tenemos que entrenar nuestra fantasía y recuperar el deseo.

Para concluir, María Hernando recuerda que «el sexo ayuda a las personas a estar mejor consigo mismas y a mejorar la confianza en las relaciones de pareja».