Parejas

Conversaciones sexuales que toda pareja debería tener

La comunicación es importante en todos los aspectos de la vida, y en la sexualidad también

Actualizado:

La comunicación es muy importante en todos los aspectos de la vida, y si hablamos de parejas mucho más, puesto que es una de las bases para lograr que la relación perdure en el tiempo. Al comienzolas personas se enamoran y desean verse cuanto antes para compartir todo lo que les ha ocurrido durante el día. Con el tiempo, la rutina, las obligaciones y el cansancio dan lugar a que se descuide la comunicación y se dedique menos tiempo a la pareja.

De hecho, en muchas ocasiones, la esfera sexual también se descuida en este aspecto. Además de practicarlo (con más o menos asiduidad), de sexo también hay que hablar. Según Claudia Kösler, especialista en Psicología, Sexología y Terapia de pareja de mediQuo —una app de chat médico 24 horas—, «es muy importante conversar sobre la sexualidad de la relación ya que puede unir, crear más confianza e intimidad a la vez que se cuida más el vínculo sexo afectivo».

Esta terapeuta de pareja asegura que es importante tener en cuenta una serie de aspectos para una buena conversación sexual en pareja:

Lo que hay que hacer:

•Asertividad sexual. Hay que ser un equipo. Es importante hablar en plural para crecer en la esfera erótica. De esta manera, se consigue vivir una sexualidad mucho más sana, plena y placentera.

•Reforzar lo que nos gusta que nos haga nuestra pareja para disfrutar más del sexo.

•Proponer y explorar nuevas prácticas sexuales, nuevas posturas e introducir juguetería erótica para alcanzar el clímax.

•Preguntar a nuestra pareja sobre sus gustos: lo que le gusta, lo que no y lo que le gustaría probar. Kösler recomienda hablar abiertamente, sin tabúes, para sentirse bien tanto físicamente como mentalmente cada vez que se tengan relaciones sexuales.

Lo que no hay que hacer:

•Comunicación pasiva o agresiva con tu pareja. Si se llega a este punto pueden surgir problemas más serios en la relación. Por ello, no se debe ceder ni imponer todo sin consensuarlo antes.

•Quejas. Si te quejas, que sea para mejorar y no para atascar la relación. Si las quejas no son constructivas pueden acabar destruyendo la relación.

•Criticar si hay alguna práctica que nuestra pareja hace mal. Es preferible guiar o proponer hacerlo de otra manera para no renunciar al placer.

•Decir a todo que «no». hay que tener siempre en cuenta que la proposición sea desde el respeto y se consensue entre ambas partes.

•Prejuzgar, generalizar y estereotipar tanto a la pareja como a determinadas prácticas sexuales.