Familia

Las ventajas de quedarse embarazada en primavera

Razones por las que esta época del año es positiva para las futuras madres

Actualizado:

Muchas parejas que deciden planificar la llegada de un hijo encontrarán grandes ventajas si logran el embarazo en esta época primaveral. Según la doctora Isabel Santillán, ginecóloga experta en fertilidad, las futuras madres se podrán beneficiar fundamentalmente de cuatro circunstancias:

1. Reducir la hinchazón durante el tercer trimestre

Una de las principales consecuencias del embarazo en el cuerpo de la madre son los edemas o hinchazón provocada por la acumulación de líquidos. Aunque los meses de verano coincidirán con el segundo trimestre de embarazo, los edemas se agravan de forma especial durante los tres últimos meses. Habiéndose producido el embarazo en primavera, la peor etapa para la hinchazón coincidirá con la bajada de las temperaturas, lo que conseguirá reducir en parte estas molestias.

2. Alimentación más sana

Con la llegada del buen tiempo y el aumento de los grados en los termómetros, lo habitual es que, aunque sea sin quererlo, se opte por alimentos más ligeros y de digestión más liviana. «Esto hará que sea más sencillo incluir durante la gestación una alimentación más sana y equilibrada, que puede ayudar a reducir las náuseas típicas de los primeros meses» explican los expertos de Ava.

3. Disfrutar del verano

«Las vacaciones de julio y agosto no coincidirán con el último trimestre de embarazo, aquel en el que es más importante evitar los viajes largos y en el que las futuras mamás suelen cansarse con más facilidad», recuerdan desde Ava. Por ello, la primavera es un buen momento para quedarse embarazada. Además, estas horas de sol, gracias a la vitamina D aportada por los rayos UV, son buenas tanto para la estructura ósea de la madre como para la del bebé que está creciendo en su interior. Eso sí, ¡no debes olvidar utilizar protector solar!

4. Beneficios en el carácter

Si te quedas embarazada en primavera, lo más probable es que tu bebé nazca en invierno. Según estudios elaborados por diversos investigadores, los niños nacidos en esta época del año se comportan mejor que el resto y tendrán un carácter menos irritable a lo largo de su vida.