Los dos tamaños de triciclos que existen
Los dos tamaños de triciclos que existen - Maya Balanyá
Cáncer infantil

Triciclos con portasueros para los «pequeños héroes» del hospital

Kiciclos es el nombre que recibe esta iniciativa de Juegaterapia, única y pionera en varias instituciones de España

MadridActualizado:

«De mayor voy a ser youtuber». Es la frase que repite constantemente Alejandro, un niño de 9 años recién cumplidos y paciente del área de oncología infantil del Hospital Universitario La Paz. Inquieto, charlatán y con una sonrisa de oreja a oreja. Es la imagen que muestra este pequeño, además de una gorra de Super Mario Bross que lleva consigo. Camina libremente por «El jardín», el área creado por Juegaterapia para que los menores jueguen, respiren aire fresco y dejan atrás todo lo demás.

A ese espacio «de ensueño» se le unen nuevos miembros: los Kiciclos, unos triciclos con portasueros incorporados para que los niños ingresados puedan jugar, hacer carreras y desplazarse de forma segura mientras reciben sus tratamientos. Se trata de una iniciativa única y pionera. Tanto para los niños como para las familias, tener la posibilidad de llevar la medicina sin peligro mientras se está jugando es todo un avance.

Alejandro, 9 años, en el triciclo grande
Alejandro, 9 años, en el triciclo grande - Maya Balanyá

«Llegas a soñarte con el palo del suero», afirma la madre de Marta Hervás, una pequeña de 2 años que permaneció ingresada en este hospital hace unos meses. «Siempre hemos tenido que estar jugando con cables, el palo del suero... Estaba presente el miedo a que la aguja se le pudiese arrancar, lo que supondría un gran problema. Me parece una iniciativa maravillosa, una comodidad para los pequeños y para los padres», continúa.

La forma del Kiciclo es parecida a la de un triciclo convencional, pero con una barra vertical sujeta a la parte posterior del mmismo con cuatro ganchos al final, donde se cuelgan los recipientes de la medicación. Toda la estructura está calibrada para que funcione con normalidad.

«Se selecciona bien qué pacientes pueden utilizarlo, pero el poder hacer que tenga movilidad a nivel muscular es muy favorecedor», Blanca Santamaría, supervisora de la planta pediátrica del Hospital 12 de Octubre.

Factor sorpresa

La acogida, por parte de los niños ingresados, ha sido muy buena. El mal tiempo no supone un impedimento para que jueguen con los Kiciclos, ya que también pueden usarlos por los pasillos de la planta. «Funciona bien porque jugamos con el factor sorpresa. Ningún niño espera encontrarse un triciclo en un hospital con el que poder moverse y jugar y que, a la vez, lleve su tratamiento consigo. En niños con tratamientos largos, donde estarán mucho tiempo con suero, esto es todo un avance, así como la distracción que implica y el poder hacer ejercicio», insiste Santamaría.

El triciclo pequeño o correpasillos
El triciclo pequeño o correpasillos - Maya Balanyá

Hace un año, Juegaterapia presentó los primeros prototipos de la mano del piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz Jr, quien financió los cuatro ejemplares que hay en el 12 de Octubre. También ha sido el encargado de respaldar los dos triciclos del Hospital Universitario de Oviedo.

En Madrid también hay otro Kiciclo en el Hospital Niño Jesús; en Valencia, en el Hospital La Fe, hay otros cuatro que han sido financiados por un colegio, el CRA Benavites. Un total de 16 están repartidos por varios hospitales de España, en una iniciativa que, desde Juegaterapia, esperan que siga creciendo.