Familia

Síntomas que te delatan que tu hijo es víctima de bullying

En el 90% de los casos se pueden apreciar señales de alerta previas

Síntomas que te delatan que tu hijo es víctima de bullying

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, un 24,8% de los niños españoles entre 11 y 18 años sufren o han sufrido acoso escolar. Bajo esta premisa, desde Coaching Club advierte de que en el 90% de los casos se manifiestan señales de alerta que los padres aún no son logran descifrar en casa

Según Verónica Rodríguez, directora y terapeuta de Coaching Club, «al no afrontar debidamente este tipo de comportamientos y no tomar medidas para corregir estas conductas en edades tempranas, el número de acosadores frecuentes va creciendo con los años. Estos niños van adquiriendo un modelo de relación interpersonal tóxica y depredadora, basada en la fuerza y en la imposición, que va consolidándose con los años».

Según estos especialistas, el acoso escolar se ha convertido en la primera preocupación de los padres tras los últimos suscesos ocurridos en España con víctimas algunas de ellas mortales. El número de visitas a las consultas se han ido incrementando desde el último semestre de 2015. «Nos encontramos con la necesidad de dar respuestas a los padres que sienten que los protocolos de actuación de las instituciones son insuficientes para paliar esta epidemia en dónde cada vez más, se hace necesario la restitución de los derechos vulnerados de los menores frente al acoso escolar».

¿Cómo podemos detectarlo desde casa?

Existen algunas actitudes comunes entre los niños que sufren este tipo de acoso. Se puede detectar en menores cercanos cuando:

—Se aprecie un especial cambio de conducta en el niño/adolescente.

—La víctima no quiere asistir a clase.

—Sufre el síndrome del domingo por la tarde.

—Tiene golpes y moratones injustificados.

—Muestra un alto grado de irritabilidad y nerviosismo.

—Experimenta cambios de carácter.

—Presenta tristeza injustificada.

No tiene ganas de ver a sus amigos ni de salir de casa

Pierde objetos.

—Padece cefalea y dolores abdominales.

«Hay que tener muy en cuenta que el acoso escolar no es un juego inocente. El acosado no sobrevive al mismo reaccionando con una venganza de idéntico nivel y que el bullying dista de favorecer el endurecimiento del carácter de un niño, sino que siempre constituye una violación grave de sus derechos, degrada su dignidad como ser humano y puede tener unas secuelas difíciles de restañar en el devenir vital del individuo», concluye la directora de Coaching Club.

Toda la actualidad en portada

comentarios