Instante de la jornada celebrada en la Biblioteca del Parque de El Retiro de Madrid
Instante de la jornada celebrada en la Biblioteca del Parque de El Retiro de Madrid
Familia

«Si nunca se dice que un diabético ha asesinado, ¿por qué se matiza si lo hace un esquizofrénico?»

Según los expertos solo el 3% de los enfermos mentales son agresivos si no están adecuadamente medicados, por eso los afectados solicitan una mejor imagen en los medios de comunicación para acabar con los estigmas sociales

Actualizado:

Durante la I Jornada «Imagen de la salud mental en los medios de comunicación», evento organizado por La Barandilla y ASISPA, quedó patente que en la sociedad reina una imagen «paleolítica» de los enfermos mentales.

Toni Ocaña, un joven diagnosticado hace cinco años por padecer Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y socio de la entidad Tú Decides, apuntó durante su intervención que en lo que respecta al trato hacia los enfermos mentales no se ha avanzado en nuestra sociedad, «sigue siendo un asunto tabú». «Los afectados somos un colectivo muy numeroso, y bajo el paraguas de salud mental, hay muchas enfermedades y transtornos, por lo que se nos debería tener en mayor consideración».

Lamentó que se ofrezca una imagen «criminalizada» de los afectados cuando solo un 3% de ellos pueden resultar violentos si no toman la medicación adecuada. «He visto muchos titulares en los que se dice que un esquizofrénico —un perturbado, un desequilibrado..., términos, además, inadecuados— ha matado a una persona, pero nunca he leído un titular semejante diciendo que un diabético, un hipertenso o una persona con cáncer ha matado. ¿Por qué? ¿Por qué se hace con los enfermos mentales, cuando hay una parte mucho mayor de la población que comete estas atrocidades y no son enfermos mentales? ¿Por qué esta tendencia a relacionarlo?», se preguntaba.

«Hay que salir del armario»

Sugirió que, al igual que hay periodistas especializados en economía, las agencias de comunicación «deberían contar con profesionales especializados en salud mental para dar una información más cuidada y respetuosa, para cuidar los términos que se utilizan, que no sean despectivos, y que ayuden a dar visibilidad a un asunto de gran importancia para los afectados y para sus familias que tanto sufren esta situación y que, dadas las circunstancias, muchas de ellas también se sienten presionadas a no dar visibilidad a la enfermedad por estar tan estigmatizada».

Durante la jornada, Ángel Antonio, ingeniero, socio de Tú Decides, locutor del programa radiofónico «Conecta con nosotros», explicó de manera muy emotiva cómo ha sido su vida desde que le disgnosticaron esquizofrenia de joven. «Cuando la enfermedad empezó a hacerse dueño de mí, pensé que no merecía la pena vivir», aseguró. Sin embargo, su capacidad de lucha y tesón le han permitido echar un pulso a la esquizofrenia y, hoy por hoy, lleva una vida «normalizada», asegurando que «me siento más feliz ahora que antes de ser diagnosticado porque ahora me conozco mejor y por todo lo que he logrado hacer».

También resaltó que la imagen que se proyecta de las enfermedades mentales, si es positiva, «ayuda en gran medida a la rehabilitación de los afectados, por eso es tan importante que sea una información cuidada y rigurosa».

En su turno de palabra, Ricardo Guinea, presidente de la Asociación Mundial de Rehabilitación Psicosocial, apuntó que desde el cine —películas como Psicosis—, o series de ficción pasadas y actuales, se ha fomentado una imagen de la enfermedad mental asociada con la peligrosidad y violencia. «Aunque, es verdad, que poco a poco va cambiando y algunas series y películas introducen personajes con alguna patología alejada de esta violencia. Pero aún queda mucho por hacer».

Entre sus propuestas destacó la de realizar más jornadas en las que se hable del asunto, fomentar la visibilidad de la enfermedad en el día a día de los afectados para mostrar que pueden llevar una vida más o menos normalizada, hablar con los profesionales expertos para acabar con mitos y creencias falsos, mostrar ejemplos de pacientes que son una verdadera lección de vida... «Es importante mostrar la realidad de los afectados y familias y, sobre todo, lograr de una vez por todas que los enfermos mentales "salgan del armario"», puntualizó.