En Quinton los empleados tienen un programa de salud y bienestar
En Quinton los empleados tienen un programa de salud y bienestar
Conciliación

«Nos preocupamos por la felicidad, conciliación y hasta por la calidad del sueño de nuestros empleados»

Cecilia Coll, de Laboratorios Quinton, explica que su plantilla tiene jornada intensiva, día de cumpleaños libre, nutricionista, fisioterapéuta, días retribuidos para atender hijos y abuelos, «coach» emocional... «Y la cuenta de resultados crece»

Actualizado:

Los Laboratorios famacéuticos Quinton de Alicante elaboran productos con agua de mar extraída del plácton del Golfo de Vizcaya que ayudan a la prevención y tratamiento de numerosas patologías en campos como la dermatología, ginecología, pediatría, urología, neurología, nutrición, medicina deportiva, oftalmología y un largo etc.

Pero lo verdaderamente significativo de esta pyme no es solo el producto que ofrece a sus clientes para que mantengan su organismo en mejores condiciones, sino la lista de medidas, más de 80, que su departamento de Recursos Humanos ha elaborado para mejorar la salud, el bienestar, la conciliación y hasta la felicidad de sus 47 empleados.

«Todos tenemos que gestionar lo mejor posible tres tiempos de nuestra vida: el familiar, profesional y personal. Sólo se puede lograr con equilibro y bienestar y, de esta forma, será posible que demos lo mejor de nosotros mismos y que seamos felices por sentirnos personas completas en las diferentes facetas. De otra forma no se es igualmente productivo», asegura Cecilia Coll, responsable del área de Personas con Valores de Quinton.

En esta compañía han tenido muy en cuenta la diversidad de la plantilla que está compuesta en un 50% por mujeres y donde conviven cinco generaciones diferentes con estructuras familiares muy distintas, por lo que las medidas se han diseñado para dar soluciones a cada una de sus situaciones.

«Horario flexible de entrada y salida, sesiones formativas para que los hijos sepan hacer un curriculum... son algunos de nuestros servicios»

Para ello han trabajado en tres ejes. El primero de ellos, es el denominado #Conciliación enfocado a lograr la calidad del empleo y la felicidad, que se consigue con medidas como la jornada intensiva todo el año con las tardes libres, horario flexible de entrada y salida, posibilidad de tiempo libre para atender a hijos y mayores... «Nuestros empleados —explica Coll— tienen en total 42 hijos de hasta 18 años que tienen necesidades escolares, se ponen malos... y requieren ser atendidos como corresponde. Los más mayores, además, vienen a la empresa y les organizamos sesiones para que sepan cómo crearse un perfil de linkedin, hacer un curriculum, preparar una entrevista de trabajo, etc.».

Como Quinton tiene un índice de rotación muy bajo de empleados, hay muchos trabajadores que llevan 20 años en la empresa, lo que motiva que los que antes necesitaban cuidar a su hijos, hoy se apresuren por atender a sus mayores. «Una de las medidas más apreciadas —asegura– es la ampliación de días retribuidos por la hospitalización de los padres, un tiempo de acompañamiento que es básico porque en esos momentos se tiene una preocupación máxima, y no es precisamente el trabajo, sino su salud de sus seres queridos y los empleados deben dedicarse a ellos».

Semana de vacaciones a la carta

Empleada del laboratorio de Alicante
Empleada del laboratorio de Alicante

También ha tenido gran aceptación la posibilidad de tener una semana de vacaciones a la carta, que pueden cogerse cuando quieran, que se suma a dos en verano y una en Navidad. A ello se añade que tienen libre el día de su cumpleaños.

Un entrenador personal, un nutricionista y un fisioterapéuta les hacen un programa personalizado para tener un organismo saludable y en forma
El segundo eje es el denominado #TotumSpirit, que está enfocado al deporte. «Un 95% de la plantilla realiza actividad física de forma regular, un porcentaje muy alto. Actualmente se practica running, swimming, cycling..., hay 21 actividades diferentes registradas y queremos llegar a todas las que realiza la plantilla. Contamos con un entrenador personal que les evalúa y les pone objetivos personales a conseguir, ya se trate de un trialtléta o de un principiante. Es impresionante cómo se ha reducido el sedentarismo», puntualiza Cecilia Coll.

El entrenador queda con cada empleado media hora en horario de trabajo para planificar sus objetivos y para facilitarles la labor también les acompaña un fisioterapeuta que analiza sus condiciones físicas y ayuda a evitar lesiones —lo que reduce el absentismo—, y un nutricionista que evalúa su alimentación y peso y reduce los problemas de salud derivados de este aspecto. El servicio de fisioterapia y nutricionista lo utiliza actualmente el 80% de la plantilla.

El programa «Fuera malos humos», intenta ayudar a que la plantilla deje el tabaco

Cecilia Coll, responsable del área de Personas y Valores de Quiron
Cecilia Coll, responsable del área de Personas y Valores de Quiron

El tercer eje es el #QuintonWellness diseñado para promover el bienestar integral. «El año pasado nos dimos cuenta de que debíamos tratar dos problemas que afectaban a la mayoría de nuestra plantilla: el sueño y el tabaquismo. Por este motivo hemos realizado el programa "Fuera malos humos", con el que ya hemos logrado que el número de no fumadores aumente».

El programa «Dormir para soñar» fue creado al advertir que una gran mayoría de empleados se quejaba de no tener una buena calidad del sueño y no sentirse descansados. «Se trata de una medida que no cuesta ni a la empresa ni al trabajador, ya que disponemos de una sociedad médica privada y hemos trabajado con una clínica la sensibilización sobre la calidad e higiene del sueño. Aquellos empleados que no descansaban por nerviosismo, estrés o ronquidos han encontrado solución a su falta de descanso».

Filosofía de empresa

Todas estas medidas aseguran que son «filosofía de empresa» de esta compañía que nació en Francia hace 120 años. «Llegó a España desde Francia cuando la trajo mi padre en 1996 —explica la responsable del área de Personas con Valores de Quinton—. Crecimos con la filosofía de salud integral, pero no fue hasta 2011, año que recibimos la certificación de Empresa Familiarmente Responsable, cuando nos organizamos formalmente. Esta certificación nos ha permitido diseñar un catálogo de medidas muy estructurado dentro de una política de mejora continua con auditorías externas. Fue nuestra primera palanca de cambio».

La segunda fue el reconocimiento de buenas prácticas por parte del Instituto de Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo que les obligó a hacer un diagnóstico, a estructurarse mejor y documentar todo lo que estaban haciendo.

Un test analiza diariamente el estado de felicidad de cada trabajador
Esta pyme también ha diseñado una encuesta de la felicidad y todos los días los empleados que lo deseen votan cómo están. El 80% de la plantilla lo hace y pueden poner un comentario anónimo que servirá para mejorar más áreas de la empresa. Según los datos del último mes, el 98% se siente feliz o muy feliz. «Se trata de un indicador muy importante que nos ayuda a reconducir nuestra estrategia. Hemos querido —explica Coll— que voten sobre todos los aspectos de su vida puesto que una persona no puede estar bien en el trabajo si tiene problemas personales o familiares muy graves».

La responsable de esta área apunta que lo que más información les aporta son los comentarios anónimos. Los mayores problemas que han detectado bajo esta fórmula son los de comunicación en la empresa y la gestión de los egos. Para tratar estas y otras cuestiones Quinton ha puesto a disposición de sus trabajadores talleres que dirige un «coach» emocional de mindfulness. Son sesiones semanales voluntarias en las que se reúnen de forma personal, a puerta cerrada, al profesional y al empleado para hablar de un problema familiar, del ego de un compañero...

Cecilia Coll añade que estas medidas son extrapolables a cualquier compañía. «La gestión de personas no entiende de tamaño de empresa, ni de tipo de organización. En nuestro departamento somos dos personas, más tres colaboradores. Este programa costó en 2015 un 0,8% de la cifra de negocio. En 2016 un 2,1% más porque nos fuimos todos a Ámsterdam a celebrar nuestro aniversario durante un fin de semana. Al final logramos que el 99% de la plantilla considere que Quinton es una excelente empresa para trabajar y nos da pie a seguir avanzando en el sentimiento de pertenencia, compañerismo... Todas estas medidas se traducen, además, en que desde el departamento comercial nos han exigido un crecimiento tal que hemos podido cumplir con un buen ambiente empresarial en el que trabajamos por objetivos, no por presentismo», concluye Coll.