El modelo de paternidad tradicional evoluciona a uno más complejo y multidimensional
El modelo de paternidad tradicional evoluciona a uno más complejo y multidimensional - FOTOLIA

El nuevo rumbo de la paternidad: el papel del padre cada vez se parece más al de la madre en las familias españolas

Cada vez más padres se preocupan e involucran en el cuidado de los hijos de forma diaria y activa, según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona

MADRIDActualizado:

Un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) revela que se está produciendo una «maternización de la paternidad», ya que los hombres se acercan cada vez más a la forma en la que las madres cuidan de sus hijos. Así lo indican los investigadores Tomás Cano y Marc Barbilla-Viñas, de la UAB, en un artículo publicado en la Revista Española de Investigaciones Sociológicas titulado «¿Hacia un nuevo modelo de paternidad?».

Según ha explicado Tomás Cano a Efe, la implicación de los hombres en el cuidado de los hijos «está cambiando profundamente en España y deriva de una paternidad tradicional homogénea hacia una paternidad más compleja y multidimensional, que va más allá de la paternidad como provisión económica familiar».

A pesar de observar esta tendencia, el investigador ha constatado que existen diferencias según el nivel de estudios de los padres ya que «en general, los más preparados dan más importancia al cuidado de sus hijos que los menos preparados».

Para elaborar el estudio, los sociólogos han investigado qué significa para los hombres cuidar de sus hijos, qué problemas y beneficios identifican y cómo está cambiando su implicación. Para ello, han analizado la paternidad desde una perspectiva sociológica cualitativa, entrevistando a 64 padres de Madrid y Barcelona, divididos en ocho grupos heterogéneos y equilibrados de discusión, en cuyo seno han debatido por espacio de dos horas sobre varios temas de actualidad. De los grupos de discusión se constata que existe una brecha entre los padres muy educados, que dan mucha importancia al cuidado de sus hijos, y los menos educados, que les dedican menos tiempo.

Tomás Cano concreta que «el padre próximo se visualiza en el modelo de padres con elevados niveles de estudios, y se expande al resto de modelos, con excepción del grupo de padres parados y con bajo nivel de estudios», que «reivindican la necesidad de recuperar el respeto por el padre y su autoridad, perdidos como modelo social de referencia».

El nivel de estudios influye

Los resultados de la investigación han llevado a visualizar cuatro tipos de paternidad, que se sitúan entre la más «tradicional» (la paternidad logística) a la más «moderna» (la paternidad comunicativa). El nivel de estudios del padre es la variable que explica a qué tipología de paternidad se acerca más cada uno de los hombres objeto del estudio, según el investigador.

El estudio identifica la «paternidad logística» como la más tradicional, que obedece a una concepción instrumental del ejercicio de la paternidad, centrada en llevar recursos a casa y organizar. Esta evoluciona hacia una paternidad «que reconoce necesidades», que se vincula a la ejecución rutinaria de tareas relacionadas con los hijos como acompañamiento, asistencia a actividades extraescolares, tareas relacionadas con las comidas, vestimenta, higiene y vigilancia.

Una evolución de este modelo deriva en una «paternidad educativa», en la que el padre actúa como puente entre la familia y el mundo exterior, guía a sus hijos y les indica el rol que deben asumir ante la sociedad. Por último, se constata la «paternidad comunicativa», que se basa en la proximidad de los padres hacia sus hijos, y pone el énfasis en la proximidad emocional, donde el apoyo y el buen rollo con los hijos se expresan como modelo de relación ideal, ha valorado Tomás Cano.

Este tipo de paternidad se desarrolla como oposición y reacción a la figura del padre tradicional y jerárquico, distante con los hijos, y con la que los padres de hoy identifican a sus propios progenitores, según el investigador. Según el estudio, la transformación del modelo de padre obedece principalmente a dos motivos: la incorporación de las mujeres al mercado del trabajo, y el cambio en los valores relacionados con la igualdad de género y la dedicación temporal-afectiva hacia los hijos de la sociedad actual.

Tomás Cano ha explicado que esta investigación es novedosa, ya que «hasta ahora el estudio del cuidado de los hijos se había centrado en los comportamientos de las mujeres y nadie había escuchado en España qué dicen los hombres al respecto».