Familia - Padres e hijos

Los niños opinan sobre su dormitorio ideal

Los pequeños entre 5 y 8 años han dejado correr su imaginación

Los niños opinan sobre su dormitorio ideal

Por primera vez en la historia, se ha preguntado a los niños cuál es su opinión acerca del dormitorio infantil ideal. Lejos de la practicidad y diseño armónico que los padres escogen, los niños se decantan por anteponer sus gustos y aficiones en sus dormitorios, ofreciendo respuestas de lo más imaginativas y disparatadas.

Un vestuario con una portería, una cama con un castillo, estrellas que brillen en el cielo, una habitación con disfraces o un dormitorio de piratas, un armario con pegatinas de lucha libre, un pasadizo secreto para ir al baño por la noche sin que nadie se entere, un dinosaurio mueble, una cama con escaleras y un agujero con el que tirarse de arriba abajo, un armario con forma de casa, un sofá de balón de fútbol, un cofre raro para llevarle comida a los pobres, un suelo que tenga un dibujo y una cama con techo y ventanas son algunas de las espontáneas y originales respuestas que los niños han comentado a la hora de describir cómo sería su dormitorio infantil ideal.

Niños entre 5 y 8 años

Durante el estudio, se han entrevistado a 90 niños que respondían a cuestiones, en primer lugar, relacionadas con sus gustos (colores, animales, películas) para posteriormente conocer más a fondo su opinión sobre el aspecto del mobiliario infantil como su cama, librería, armario, etc., además de ropa de cama y otros elementos de decoración, como alfombras, murales, lámparas, pufs y muchos más.

Además se les solicitó durante el estudio, que realizasen un dibujo en papel sobre el aspecto que tendría el dormitorio infantil de sus sueños, iniciativa a la que se sumaron la inmensa mayoría de niños entrevistados. Todos querían participar y dar su opinión en este sentido.

Se han recogido respuestas muy interesantes que muestran la inmensa imaginación que tienen los niños a la hora de idear sus lugares favoritos.

La imaginación de los niños es sorprendente

Lo cierto es que no hay nada comparable a la imaginación de los niños, donde parece ser que los sueños son el prisma por el que asoman para mirar al mundo. Tanto es así, que en sus opiniones reflejan una mezcla de sus aspiraciones, aunque sin perder de vista el toque práctico que aprenden de sus papás.

Eso sí, en cuanto al colorido escogido por cada niño, en muchas ocasiones constituyen una mezcla imposible, por lo que es mejor, en este sentido, dejárselo a los mayores a la hora de combinarlos. Pero en cuanto a sueños, los niños siempre ganan por goleada.

Y es que nada podría construirse en esta vida si no es a través de los sueños, por lo que los adultos nunca dejaremos de aprender de los más pequeños.

Toda la actualidad en portada

comentarios