DÍA DE LA MADRE

Las mujeres españolas quieren inculcar empatía a sus hijos

Más de la mitad afirman haber tenido que desarrollar la paciencia al tener niños

Las madres españolas desean transmitir ideales a sus hijos.
Las madres españolas desean transmitir ideales a sus hijos.

Según un estudio realizado por la multinacional Procter&Gamble las madres españolas consideran que, entre las múltiples cualidades que han tenido que desarrollar al tener hijos, la fuerza emocional (52%) y la paciencia (80%) son dos de las principales. Asimismo, estas mismas cualidades son las que han aprendido a apreciar más en sus propias madres. La fuerza emocional (26%), junto a la empatía (35%) y la integridad (29%), también es uno de los valores más importantes que dicen querer inculcar a sus propios hijos.

Un 51% de madres españolas afirman que uno de los papeles más importantes que desempeñan es el de «inculcar valores y herencia a sus hijos» frente al 35% de media a nivel mundial. En esta situación consideran que son ellas las principales responsables de transmitir ideales, prácticas y creencias culturales (73%) aunque un 46% pide consejo a su propia madre a la hora de criar a sus hijos.

Un 89% de madres españolas asegura querer que sus hijos sigan sintiendo el impacto y valores de su educación, sobre todo cuando ellas no estén presentes. Asimismo, el 91% de madres en España afirman que es muy importante llevar a cabo los mismos comportamientos que quieren que sus hijos emulen.

Además, un 67% coincide en que la maternidad es más compleja en la actualidad de lo que fue en el pasado.

Casi todas las madres (98%) admiten que no anticiparon las demandas de la maternidad y están de acuerdo en que necesitaron desarrollar una gran fuerza emocional una vez se convirtieron en madres.

Un 47% de madres españolas considera difícil la conciliación en la actualidad

A nivel laboral, un 77% de madres españolas asegura estar haciendo un excelente trabajo en su carrera, aunque un 47% cree que no es fácil para una mujer equilibrar la vida personal y profesional debido a que se espera de ellas que escojan una opción sobre la otra. Sin embargo, un 36% asegura que, a pesar de las dificultades, es cada vez más fácil encontrar el equilibrio debido a horarios laborales más flexibles. Solo existe un 14% que afirma haber encontrado un equilibrio al delegar responsabilidades en otros miembros de la familia.

Con respecto a la conciliación, mientras que un 41% de madres españolas asegura tener una persona que le ayude con las tareas diarias, un 35% afirma no contar con nadie y realizar sola las tareas domésticas y actividades relacionadas con sus hijos (46% según la media global). No obstante, del total de madres que cuenta con la ayuda de una persona de su entorno, el 85% asegura seguir siendo la que lidera la familia.

En España, el 59% de las madres afirma poder dedicarse a ella misma como máximo una hora diaria, mientras el 44% de las encuestadas en España, dedica entre 3 y 6 horas diarias a sus hijos y un 33% lo hace durante más de 6 horas.

Las madres en el mundo

El estudio, cuya recogida de datos fue administrada por YouGov, ha sido realizado en Estados Unidos, Canadá, Brasil, Reino Unido, Francia, Alemania, Polonia, Rusia, Corea del Sur, Japón, Holanda, Italia, Méjico, China y España. De este modo, se extraen algunas conclusiones a nivel global que constituyen el perfil “emocional” de las madres el mundo:

El 86% de madres quiere que sus hijos sientan que están presentes aun cuando no pueden estar juntos. Además un 67% considera que es más importante proporcionar buen ejemplo que estar involucrada en cada aspecto diario de su educación y cuidado.

Por otro lado, después de convertirse en madres, las mujeres pasan a valorar más a sus propias madres, reconociendo principalmente tres cualidades: la paciencia (54%), la empatía (42%) y la fuerza emocional (41%).

Un porcentaje parecido al de la media española: el 64%, coincide en que la maternidad es más compleja en los tiempos actuales que lo que lo fue en el pasado. Y la gran mayoría de las mujeres (97%) admiten que no anticiparon las demandas de la maternidad, por lo que necesitaron desarrollar una gran fuerza emocional una vez se convirtieron en madres.

Toda la actualidad en portada

comentarios