Familia

«Hay que lograr que las mujeres no sean doblemente penalizadas en sus trabajos; por ser mujeres y por querer ser madres»

María José Olesti, directora general de The Family Watch, explica que las familias necesitan «flexiguridad»

Actualizado:

Acaba de finalizar el año y María José Olesti considera que en lo que a las instituciones familiares se refiere queda mucho por hacer, aunque explica que las medidas que se han ido tomando encaminadas a dotar a las familias de una mayor protección social, son un gran paso.

Asegura que algunas de estas medidas están favoreciendo fórmulas de teletrabajo, derecho a la «desconexión del móvil» fuera del horario laboral, flexibilidad en las entradas y salidas, «bolsas de horas» para poder acudir al pediatra o a las tutorías en el colegio, reducción de jornada sin que se vea perjudicada la promoción laboral… «La implementación del permiso de paternidad a un mes ha sido una de las grandes medidas de este pasado año», puntualiza.

En su opinión todo ello favorecerá, a medio-largo plazo, a que las personas trabajen mejor, sean más productivas, se disminuya el absentismo laboral, aumente, «esperemos» —matiza—, la tasa de natalidad y disminuya un concepto de pobreza que incide hoy en los hijos y es la «falta de tiempo» que pueden dedicarles sus padres.

Para el 2018, «pedimos, que la familia sea de verdad una cuestión de Estado, logrando que se establezcan más políticas sociales y familiares orientadas a favorecer la integración entre la vida personal, familiar y laboral, realidades que están íntimamente relacionadas. La clave es la ‘flexiguridad’: mayor flexibilidad y racionalización en los horarios laborales y seguridad laboral que favorezcan la crianza, educación y cuidado de los hijos, la atención a las personas mayores y dependientes, etc».

«Sueldo mínimo de paternidad»

También sopesa que se debe apostar por garantizar una prestación por hijo a cargo. Una especie de «sueldo mínimo de paternidad». «Algo que, por otra parte, ya existe en otros países de nuestro entorno y que contribuirá a poner en valor el insustituible papel de los padres y de las madres», puntualiza.

La directora general de The Family Watch añade que que se debe apostar por una verdadera corresponsabilidad, «para que la ‘responsabilidad parental’ sea compartida, implicándose los hombres, en la educación de los hijos y en las tareas del cuidado en el hogar, hasta alcanzar una verdadera igualdad en todos los sentidos».

«Además, hay que apoyar el valor que tiene la maternidad para que las mujeres que libremente deseen ser madres puedan serlo, sin que se vean doblemente penalizadas en sus trabajos, por ser mujeres y por querer ser madres. Facilitando, así, la posibilidad de aumentar la baja tasa de natalidad que tenemos en España», concluye.