LactanciaPautas para amamantar a un recién nacido

El número de tomas y la cantidad de leche materna en cada una de ellas varía a lo largo de los primeros meses de vida del bebé, haciéndose constante entre el tercer y sexto mes

Actualizado:

Una de las principales inquietudes de las madres es saber si su hijo está tomando suficiente cantidad de leche materna y si se está alimentando correctamente. En este sentido, Montse Robles, asesora de lactancia y responsable de divulgación de Medela, defiende que los cambios en el comportamiento del bebé durante el periodo de lactancia son normales y cada niño toma de su madre justo la leche que necesita.

Los estudios realizados demuestran que lo que se considera «normal» en lactancia materna abarca un amplio catálogo de posibilidades que responde a las necesidades del bebé en cada momento de su desarrollo. De hecho, la media diaria de leche materna que ingiere un niño hasta los 6 meses se encuentra en los 0.5 y 1.3 litros y el número de tomas y la cantidad de leche ingerida varía a lo largo de los primeros meses de vida. Entre el tercer y el sexto mes la cantidad de leche se mantiene constante.

En España, los últimos datos disponibles indican que solo el 46,9% de las madres continúan dando el pecho después de los 6 meses. Una de las causas principales de ese abandono es que la madre duda de que el pequeño esté alimentándose correctamente. Sin embargo, la producción de leche se ajusta a las necesidades del bebé y que, de hecho, este consume de media el 67% de la leche del pecho materno.

Para calmar la incertidumbre de los padres en torno a la correcta alimentación de los bebés de entre 1 y 6 meses, Robles responde a las dudas más habituales a la hora de dar el pecho:

1. ¿Cuánto tiempo tengo que darle el pecho?

El número de tomas diarias puede oscilar entre 4 y 13. Esta cantidad varía según el tiempo que dure cada toma y la cantidad de leche ingerida. A medida que se reduce el número de tomas, se amplía el tiempo entre una y otra, así como aumenta el volumen de leche. «Una toma se puede prolongar hasta los 60 minutos de duración. Serán los bebés los que dejen el pecho cuando estén llenos», afirma Montse Robles. La media de leche materna ingerida a lo largo de un día se sitúa entre los 0.5 y 1.30 litros. El crecimiento del bebé se traduce en tomas más breves y menos frecuentes, aunque estará obteniendo la misma leche.

2. ¿Me puedo quedar sin leche y que el niño pase hambre?

Aunque durante las primeras semanas la producción de leche tarda en regularse, los pechos de la madre van a producir una mayor cantidad de la que los pequeños necesitan. Aproximadamente, los bebés consumen un 67% de la leche materna de cada pecho en cada toma, por lo que normalmente no necesitan la totalidad de la producción, siendo habitual que un pecho produzca más leche que el otro. Por lo general, de un solo pecho, los recién nacidos ingieren en una toma 75ml.

3. ¿Es necesario cambiar de pecho en cada toma?

Los bebés tienen diferentes patrones de comportamiento en lo que se refiere a cambiar de un pecho a otro. No es necesario que todos los niños cambien continuamente de pecho a la hora de la lactancia. De hecho, un 30% de los lactantes se alimenta exclusivamente de un pecho de su madre. La producción de leche se ajustará a las preferencias del niño sin necesidad de obligarle a mamar de ambos pechos.

4. ¿Debo despertar al niño para las tomas nocturnas?

Una de las dudas más recurrentes de las madres es si el niño pasa hambre por las noches. Aunque la mayoría de los lactantes expande las tomas a lo largo de 24 horas, el análisis de su comportamiento revela que en torno al 30% de los bebés no se despierta entre las 10 de la noche y las 4 de la madrugada. La falta de alimento durante la noche es compensada con tomas de mayor duración cuando los niños despiertan. «Antes o después los bebés van a tomar la cantidad de leche materna que necesitan, por lo que no debemos asustarnos si pasan durmiendo toda la noche o la tarde», sostiene.

5. ¿Hay diferencias entre la leche que deben tomar los niños y las niñas?

Como ocurrirá a posteriori, los niños ingieren una mayor cantidad de alimento que las niñas. Aunque se mueve en torno a los escasos 100ml/día, la diferencia en el metabolismo entre niños y niñas induce un mayor consumo por parte de los primeros.

6. ¿Debo darle solo el pecho o puedo combinarlo con el biberón?

Cada madre tiene total libertad para elegir si prefiere dar solo el pecho o extraer la leche y darle el biberón a su bebé. Los biberones actuales imitan la forma y funcionalidad de los pezones y permiten a los bebés succionar igual que si se estuvieran alimentando directamente del pecho de la madre. Estas similitudes, sumadas a los beneficios de los sacaleches, hacen posible que los lactantes puedan pasar del pecho al biberón de leche materna sin problemas.

En definitiva, son los lactantes los que marcan el ritmo y toman la leche que necesitan en cada etapa de su desarrollo. A medida que su metabolismo cambia, también lo hace la ingesta de leche materna. Además, la genética también va a influir en el crecimiento de los bebés, haciendo que necesiten más o menos nutrientes según su desarrollo. Si a pesar de tener estos datos en cuenta aparecen dudas en torno a la nutrición de los pequeños, la mejor opción será contar con el asesoramiento de un profesional en salud experto en lactancia.