DÍA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA «Los políticos deben entender que ayudar a la familia no es un gasto, es una inversión»

Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), pide que se dejen de «bonitos discursos» y pasen a la acción

«Necesitamos urgentemente mejorar la prestación por hijo a cargo»
«Necesitamos urgentemente mejorar la prestación por hijo a cargo»

Eduardo Hertfelder es el presidente del Instituto de Políticas Familiares (IPF), cuyo objetivo es la promoción y defensa de la institución familiar, así como de sus componentes, mediante la sensibilización de la sociedad y los poderes públicos, la generación de propuestas y proyectos de cooperación y el fomento de la coordinación para estos fines entre instituciones y asociaciones familiares de ámbito nacional e internacional.

1. Nuestro país está en el furgón de cola en cuanto a protección y ayudas a la familia. ¿Cuáles son las medidas más necesarias a poner en práctica?

—Las medidas más necesarias, a mi juicio son: la prestación por hijo a cargo, la ayuda a la estabilidad conyugal, el acceso a la vivienda, y la conciliación entre vida personal y profesional.

España es el país de la UE (de los 15) que menos ayuda da por hijo a cargo: 24 euros al mes solo para familias con límites de ingresos (rentas menores de 11.540 euros al año). Esta cantidad, además de ser absolutamente insuficiente, está congelada desde hace años, y muy alejada de la Europa de los 28, donde es de 91 euros al mes, se otorga de forma inmediata, de manera universal y hasta los 21 años como mínimo. No es suficiente pero si una medida importante. En aquellos países donde se ha puesto en marcha se ha demostrado que ha aumentado la natalidad.

La siguiente medida sería crear una condición favorable a la familia, para que esta no rompa. Es decir, una política preventiva para asegurar la estabilidad conyugal. Esto abarcaría un desarrollo de una Ley de Prevención y Mediación Familiar, la promoción de la custodia compartida, la creación y/o promoción de los Centros de Orientación Familiar (COF), incluso de medidas preventivas para ayudar a superar la conflictividad y las crisis familiares, junto a la derogación de la Ley del «Divorcio exprés», que ha demostrado su fracaso duplicando el número de divorcios.

Sería urgente también mejorar la conciliación de vida laboral y personal. La conciliación en España es una cuestión teórica: todo el mundo habla de ella, pero no es una realidad, ni por parte de las empresas, ni por parte de las administraciones. Para muestra, un botón: La inmensa mayoría de las mujeres y familias que quisieran tener una excedencia de cuidado a los hijos no pueden cogerla porque dejan de cobrar este sueldo. O el tema del teletrabajo o del permiso de paternidad. Zapatero ya habló en 2009 de que iba a ampliarse y estamos en 2016 y sigue sin ampliarse. Todo el mundo habla de eso pero en la práctica no es verdad.

Fomentar la vivienda sería otra medida importante. ¿Cómo? Mediante la eliminación del Patrimonio del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, la reducción del 50% del IBI para familias con hijos y del 75% para familias numerosas, la reducción del 50% en las viviendas nuevas para las familias, una política de vivienda específica para familias jóvenes y con hijos…

.

2. A su juicio, ¿qué sería lo más urgente en este momento para mejorar la natalidad en España?

—La prestación por hijo a cargo es fundamental, y está demostrado que hay una relación directa entre prestación por hijo a cargo y natalidad. También reducir el número de abortos. En España se necesitan 260.000 niños para mejorar reemplazo generacional, es es, que nazcan 719 niños más al día. Si no hubiera tantos abortos aumentaría el índice de fecundidad de las españolas. Es vital que la mujer no se vea abocada al aborto por cuestiones económicas.

3. ¿Qué mensaje le lanzaría a los políticos de cara a las próximas elecciones?

—Insistiría en una cuestión, en una frase que siempre nosotros hemos tenido como máxima: «las palabras son palabras, las excusas son excusas, y las obras son realidades». Que los políticos dejen de tener discursos teóricos, y bonitas palabras. Eso no sirve si no se convierten en obras. Debe haber voluntad política para ayudar a las familias. Pero para eso, los políticos deben entender que el tema de ayudar a la familia, no es un gasto es una inversión. Ayudar a la familia es invertir en el futuro de la sociedad. Una sociedad sin familia es una sociedad abocada al fracaso. Para ello tiene que haber tres cosas, un organismo importante dedicado a la familia, ya sea una Secretaría de Estado o un Ministerio de la Familia como en otros países de europa, una dotación presupuestaria (España dedica un 1,3% del PIB frente al 2,2% invertido en Europa), y un plan conjunto de Estado.

A la familia se le apoya con medidas individuales sin ningún tipo de interrelación, sino a nivel global con medidas culturales, económicas, sociales, legislativas, educativas, sanitarias… A eso se llama perspectiva global de familia.

Toda la actualidad en portada

comentarios