Una experta vincula el sobrepeso en los menores con la exposición a la televisión

La nutricionista señala entre las causas de la obesidad infantil el alto consumo de productos ultraprocesados en lugar de «alimentos» enteros

Actualizado:

El sobrepeso en los niños está directamente relacionado con el mayor tiempo de exposición a la televisión durante las comidas, según la nutricionista Estrella Rubio Romero. En una entrevista con Efe, Romero, autora del libro «Alimentación Saludable para Niños Geniales», ha destacado entre los determinantes del exceso de peso en los menores el tiempo frente a la televisión ya que ver la tele durante la comida evita que el niño coma con consciencia.

La experta ha explicado que la comida requiere que todos los sentidos participen de forma activa y no pasiva, por lo que el visionado de la televisión interfiere en este proceso. De hecho, la última Encuesta Andaluza de Salud (EAS) de la Consejería de Salud destaca que un 45 % de los menores (45,6 % en niños y 44,3 % en niñas) ve a diario dos o más horas de televisión, con lo que se alcanzan las cifras más altas de sedentarismo desde el año 1999.

Estos porcentajes de sedentarismo aumentan con la edad, en ambos sexos, y los descendientes de padres con estudios universitarios ven menos la televisión que aquellos sin estudios. Según la EAS, el 19,7 % de los niños andaluces entre 2 y 15 años presentan algún problema de sobrepeso, que es mayor en niños (21,2 %), que en niñas (18,1 %). La obesidad en este rango de menores se cifra en el 11,3 %, distribuidos en 12,2 % los varones y 10,3 % las hembras, indica el estudio. Según las conclusiones de la encuesta, desde 1999 hasta el 2016 en Andalucía, a través de sucesivos estudios, se muestra un aumento mantenido del sobrepeso a lo largo de los años en los menores, si bien en esta última encuesta ha disminuido en las niñas.

La nutricionista ha insistido entre las causas del sobrepeso y de la obesidad infantil el alto consumo de productos ultraprocesados en lugar de «alimentos» enteros que se encuentran lo más cerca posible a su estado natural. Ha alertado de que los primeros tres años de vida del niño son los más importantes para establecer hábitos y rutinas y que incluso desde que la madre está en gestación ya hay una influencia de la alimentación de ella sobre el bebé, por lo que desde que el niño nace se le inculca una rutina. La experta ha destacado el rol de los padres en la «educación base» ya que es con el ejemplo como los niños pueden adquirir hábitos saludables para su alimentación en el futuro.

Frutas, verdufas, legumbres... a diario

Sobre los alimentos más adecuados para evitar el sobrepeso y la obesidad, Rubio Romero recomienda el consumo diario de productos de origen vegetal como frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos y semillas, eliminar las comidas altas en azúcar y limitar la ingesta de carnes rojas a una vez a la semana.

Respecto a los niños, ha resaltado que la leche de vaca no es indispensable para su crecimiento pues los nutrientes también se encuentran en otros alimentos y que si se consume lácteos de este tipo deben ser naturales sin azúcares ni sales añadidas.

Ha explicado que el desayuno de un niño, conformado popularmente por un producto lácteo, un carbohidrato y una fruta, debería estar compuesto por alimentos enteros que incluyan proteínas de calidad como carnes blancas y huevos, o carbohidratos como cereales integrales y fruta.