Cuatro cuestiones que definen a las nuevas familias españolas

Un estudio mundial analiza las nuevas tendencias de las familias españolas

MADRIDActualizado:

La sociedad española muestra una clara inclinación a defender los nuevos modelos de familia. Así lo asegura el estudio «Ipsos Global Trends 2017», que analiza un amplio espectro de tendencias sociales en un total de 23 países y que se ha publicado este mes de mayo. De las respuestas dadas a las cuatro preguntas realizadas por este instituto de investigación de mercados internacional, destaca que un 65% de españoles defiende que el hecho de estar casados o no, no es un factor significativo para el bienestar de los niños, frente al 24% de la población que cree que sí lo es.

El informe, que se lleva a cabo aproximadamente cada dos años, refleja que los españoles mantenemos una postura más «moderna» respecto a esta cuestión que la presentada en otros países, lo que no quiere decir, aclara Jesús Caldeiro, director de la división de opinión pública de Ipsos, «que la gente no se case o que la institución del matrimonio pierda vigencia». De esta forma, a nivel mundial, se observa que casi el 57% de los encuestados señala que es mejor que las parejas estén casadas a la hora de tener hijos, frente al 31% que no considera necesario este vínculo para el «correcto desarrollo personal y la buena integración en la sociedad de los niños».

Parentalidad

Los resultados del estudio reflejan también una evolución en el concepto de parentalidad en España, con una clara tendencia a la igualdad en los roles entre hombres y mujeres. Así, según el informe de Ipsos, se tiende a generalizar la opinión de que los hombres asumen un rol más relevante en el cuidado de los hijos y en el hogar: Siete de cada diez españoles (69%) afirma que los hombres tienen más que nunca una mayor responsabilidad en el cuidado de los hijos y del hogar. Ahora bien, las opiniones de hombres y mujeres al respecto son bien diferentes: frente a un 77% de hombres que reconoce una mayor implicación en la crianza de los hijos y el cuidado del hogar, sólo el 61% de las mujeres afirma lo mismo y piensa que queda «camino por recorrer».

El papel de la mujer

Junto a los suecos, los españoles somos los más firmes defensores del papel de la mujer fuera del hogar, según se desprende del estudio «Ipsos Global Trends 2017». Así, ocho de cada 10 españoles se muestran contrarios a que el papel de la mujer en la sociedad se ciña a ser una buena «madre o esposa».

Según este estudio, el 78% de los españoles se muestran contrarios a que la función de la mujer sea la de quedarse en casa, frente al 17% de la población que defiende esa afirmación, lo que demuestra, concluye Jesús Caldeiro, «la postura progresista de la sociedad española».

La cuestión es que para Caldeiro, «desde un punto de vista global, hay una clara división de opiniones en lo que se refiere al papel de la mujer actual, aunque la mayoría de la población mundial es partidaria de la evolución de su rol en la sociedad, más allá del cuidado de hijos y del hogar. En el caso de España, existe un clarísimo estado de opinión en contra de restringir el papel de la mujer a la familia y el hogar».

Respecto al nivel de compromiso de los padres de hoy en día en relación al comportamiento de sus hijos, el 71% de los encuestados españoles afirma que los progenitores no asumen la suficiente responsabilidad en lo referente a las conductas de su prole. «Esto refleja la percepción de que se delega en “otros” (escuela, administración, redes sociales...) las consecuencias de los actos de sus hijos», concluye el experto de Ipsos.