PADRES E HIJOS

¿Cuál es el mejor momento para «la charla padre e hijo»?

La adolescencia ya es tarde para empezar a hablar con los hijos sobre sexo

MADRIDActualizado:

La entrada en la adolescencia es uno de los períodos en los que se llegan a experimentar mayores cambios, tanto a nivel físico como hormonal. El inicio de una etapa en la que las relaciones de pareja son una de las partes primordiales de los jóvenes es uno de los grandes temores por parte de ambos progenitores.

La gran mayoría de los padres suele tratar el tema cuando el niño ya ha entrado en la adolescencia, algo que según Nayara Malnero, sexóloga y psicóloga clínica, es un gran error. «Casi siempre es tarde, debería abordarse desde siempre».

La dificultad para conversar sobre temas tan delicados con los hijos hace que incluso muchos padres omitan dicha «charla». Pero aunque algunos intenten de una manera positiva acercarse a su hijo y orientarle en educación sexual, cuentan con un gran problema, «la era digital». Las facilidades de acceso a cualquier tipo de información con las que se cuenta hoy en día gracias a internet pueden ser beneficiosas, pero no en todos los casos. Algo que debe ser un trabajo conjunto entre padres e hijos, puede pasar a ser entre hijos e internet, lo que no es del todo recomendable.

Malnero, que realiza vídeos educativos sobre sexo dedicados a adolescentes, sigue tratando de concienciar a los jóvenes a través de su libro «Sexperimentando», donde habla del problema de comunicación entre padres e hijos. Explica que cuando un padre decide hablar con su hijo adolescente, el joven ya habrá creado su propia idea acerca del tema en su cabeza, por lo que la charla debería haber llegado antes, para evitar dichas situaciones.

Además, Malnero acude a escuelas para explicar a los niños los peligros y las virtudes del sexo, donde ellos comentan los actuales métodos para ligar. «Todos me responden que a través de redes sociales, en concreto a través de Instagram», red social en la que a diferencia de otras, los padres aún no tiene mucha experiencia.

Prohibir el acceso de los niños a estos contenidos de internet tampoco es la mejor solución. Se debería concienciar tanto en casa como en los centros escolares, donde hasta el momento «solo se enseña a poner preservativos». La educación sexual, explica Malnero, debería de estar incluida en todas las etapas escolares.