Familia

Consejos para afrontar el primer día de colegio de los más pequeños

Los padres deben hacer que esta nueva etapa sea ilusionante para los niños

Actualizado:

Tras el verano muchos niños se enfrentan a una nueva etapa en su vida: comienzan el colegio. Los pequeños de tres años afrontan su primer día. Puede que tengan algo de miedo o de incertidumbre, pero no hay que dejar que este momento se convierta en un recuerdo desagradable. Es mejor convertir la experiencia en algo positivo.

Beatriz García Luna, orientadora familiar y máster en neuropsicología y educación, detalla algunas pautas a seguir para que estos días sean más fáciles para los pequeños... ¡y para los padres!

«No hay que anticipar en exceso la vuelta al cole —apunta la experta—, los niños muy pequeños no tienen concepto de tiempo y no saben si septiembre es mañana, dentro de una hora o de una semana. Esto les genera una ansiedad innecesaria».«Por otra parte —continúa—si sería bueno que antes se fuera a ver el colegio e incluso, si se puede, conocer al profesor, así el primer día no tendrá la sensación de quedarse con un completo desconocido».

Para hacerles la espera más agradable se les puede preparar algo que les haga ilusión: «Una mochila de la patrulla canina, un estuche, un baby elegido por ellos mismos... esas cosas les motivan y les hacen coger confianza». García Luna añade que «además los primeros días es bueno que les dejen llevar un muñeco, un coche, algo con lo que tengan un vínculo afectivo y que les transmita confianza. En caso de que no les dejen quedárselo, los padres pueden decirles que se lo llevaran a la salida, que el objeto les estará esperando».

«Es importante trasmitir al niño una actitud positiva hacia el centro educativo. Los niños necesitan seguridad y, para evitar que la entrada en el colegio sea traumática, los padres deben dar una imagen alegre y tranquila. Al fin de al cabo el periodo escolar es una etapa más para ayudarles a madurar. Para relajar la situación se les puede contar como fue el primer día de colegio de sus progenitores o hermanos mayores, como hacían las cosas... que vean que es algo normal por lo que todo el mundo pasa...» apunta esta pedagoga.

«Casi todos los colegios realizan ahora un periodo de adaptación, en el que los pequeños van al colegio una hora durante la primera semana para ir haciéndose al entorno y familiarizándose con el docente. Esto ayuda mucho a que lo niños vayan más confiados y tranquilos a la escuela».

Beatriz recalca que es importante que los padres «no muestren angustia e incertidumbre. No podemos sumar a su preocupación la nuestra, y en el momento de dejarles en el colegio es mejor despedirnos rápido y asegurándoles que vamos a volver a por ellos». En cuanto a la hora de recogida la experta señala que es importante no retrasarse lo primeros días, ya que se puede generar un miedo innecesario al pequeño».

Para finalizar García Luna explica que es bueno dejar que los niños verbalicen todo lo que sienten «deben poder mostrar su miedos, sus nervios, sus dudas... para que podamos consolarles o empatizar con ellos. No debemos engañarles prometiéndoles un lugar de diversión continua pero sí, explicarles todas las cosas nuevas que van a aprender y a conocer».