Familia - Mayores

Lo que necesitas saber para ser feliz en la tercera edad

Vivir intensamente en la madurez de la vida es posible si, además de tener salud, se marcan metas diarias

Lo que necesitas saber para ser feliz en la tercera edad

Vivir intensamente la tercera edad es posible si, además de tener salud, los mayores se marcan una meta cada día que les haga sentir útiles

La vejez es una etapa de la vida que se puede vivir con gran intensidad y felicidad. Si las condiciones físicas y mentales acompañan, las personas mayores tienen todo un mundo de posibilidades para disfrutar. Los expertos aseguran que a esta edad la población española cuenta con una mayor calidad de vida y que celebrar un centenario, que hace años era una noticia anecdótica, hoy es cada vez más habitual. Las cifras lo avalan: hay 14.487 personas centenarias en nuestro país, más del doble que hace 15 años. ¿Pero qué hay que hacer para sentirse feliz?

María Ángeles García Antón, trabajadora social, psicóloga y coordinadora del grupo de trabajo de dependencia de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), prefiere empezar por señalar lo que no hay que hacer. Apunta que lo que no puede ser es que haya personas que cuando van a jubilarse piensen que es una gran alegría porque así podrán estar todo el día tumbados en el sofá, descansando y viendo como pasan las horas sin preocuparse de nada.

«Eso no puede ser. Cuando un individuo se hace mayor, lo más importante para sentirse bien y feliz es mantenerse activo. Ahora es cuando tiene la oportunidad de realizar aquellas actividades que anteriormente, por falta de tiempo por las obligaciones laborales, no podía hacer. En la vejez uno no se puede quedar en su domicilio vestido de negro. ¡Eso ya es historia! –puntualiza esta psicóloga–. Era la actitud de generaciones pasadas, cuando se encerraban en casa esperando a envejecer hasta morir porque culturalmente estaba mal visto que salieran a divertirse, más aún las mujeres».

Explica que el envejecimiento activo es una realidad cada vez más latente y permite concienciar a la sociedad de que se puede ser feliz, disfrutar y continuar con la sensación de sentirse últil. «Es fundamental que, cada día, las personas mayores se planteen una meta. La que sea. Pueden ser grandes metas, como estudiar una nueva carrera o aprender a jugar al golf, o menos ambiciosas como arreglar un armario. Lo esencial es que diariamente haya un motivo por el que sentirse animado y válido».

La soledad, el gran enemigo

Los expertos en la materia coinciden al afirmar que la soledad es uno de los grandes enemigos de la vejez. En concreto más de un millón y medio de personas mayores –el 22% del total– viven solas en nuestro país. «A veces esa soledad viene impuesta y es dolorosa porque se ha perdido a un ser querido, normalmente el cónyuge. Pero, aún en estos casos, estas personas tienen actualmente la suerte de poder dirigirse a diferentes asociaciones de mayores, casas culturales u otras organizaciones donde ofrecen desde talleres de memoria a cursos para aprender a manejar las nuevas tecnologías, clases de ejercicio físico adaptadas a su edad y condiciones, actividades de pintura, costura, música... que les serán atractivas y que les sirvirían de estímulo para conocer a otras personas con los mismos intereses o situación. Mantener relaciones sociales ayuda mucho a sentirse activo y a cuidarse», explica García Antón.

Los expertos aseguran que la vejez es una etapa que la vida regala y, como tal, hay que aprovecharla. Según el estudio «Actitudes hacia el envejecimiento», realizado por Sanitas y Bupa, el 86% de los españoles espera mantenerse activo en la vejez. Tener buena salud es, con diferencia, el aspecto que más señalan los españoles para ser felices a pesar de los años. En este sentido, un 85% de los encuestados relaciona una vida feliz con una vida sana.

Adaptación paulatina

Según el doctor David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, «la toma de conciencia del envejecimiento es progresiva y requiere una adaptación paulatina. El llevar este proceso vital de la manera más saludable y en el mejor estado de forma posibles son variables sobre las que se puede influir si se adopta un estilo de vida saludable desde una edad temprana. Sería deseable que pudiéramos pensar en la vejez con esta perspectiva temporal ya que, dentro de los achaques propios de la edad, un estado físico razonable es fuente de calidad de vida y bienestar».

También señala el informe «Actitudes» que otros aspectos vinculados a la felicidad son una buena forma física, en el 69% de los casos; tener una posición económica desahogada, en el 68%, y estar cerca de los seres queridos, en el 66% de los casos.

Toda la actualidad en portada

comentarios