Día de los Abuelos Historias contadas por nietos «postizos»

La iniciativa «Tu historia de verdad importa» pone en valor las vivencias de las personas mayores

Raquel, la narradora de la historia, junto a Jon, el protagonista
Raquel, la narradora de la historia, junto a Jon, el protagonista

No todos los abuelos son de sangre. Algunas personas han establecido lazos tan fuertes por haber compartido experiencias importantes que acaban considerándose familia. Y esto es lo que ha intentado motivar la Fundación Lo Que de Verdad Importa, junto con Fundación SM y Fundación Gondra Barandiarán, con su iniciativa Tu Historia de Verdad Importa, un proyecto en el que diez personas mayores han compartido sus vivencias e historias con jóvenes redactores. Durante seis meses, voluntarios de la fundación han acompañado a estos veteranos en su día a día, con la intención de conocer su pasado y darle forma en unos libros.

Una de las finalidades de esta iniciativa es dar visibilidad a las personas mayores, que son historia viva de nuestro pasado más reciente, que tienen muchas cosas que contar y, además, es necesario hacerles sentir importantes, porque lo son y porque sin ellos nosotros no estaríamos aquí.

Una pareja de las que esta fundación ha unido es la formada por el padre Jon, sacerdote marianista y Raquel, una chica con muchas ganas de ayudar a los demás. Esta joven explica que su llegada a este proyecto fue por casualidad. Ella ya había hecho otras labores de voluntariado pero, por diversas circunstancias, lo tuvo que dejar. Un día encontró el anuncio de esta iniciativa, llamó, la entrevistaron... y conoció al que a partir de entonces sería el protagonista de muy buenos ratos: Jon. Sin embargo el sacerdote «no sabía nada cuando me presentaron a Raquel», fue un poco una «encerrona». Cuenta él mismo que esta experiencia ha servido «para hacer una amiga. Después del tiempo que hemos pasado juntos se ha convertido en alguien importante para mí». La joven por su parte corrobora esta opinión: «Vine a conocerle con un poco de miedo e incertidumbre, pero poco a poco me conquistó. Se ha convertido en mi tercer abuelo. Además, su historia es tan interesante y apasionante que escucharle y luego transcribir lo que me había contado fue maravilloso».

Con esta iniciativa, que tiene previsto continuar en el tiempo, la Fundación LQDVI ha conseguido dignificar a los ancianos y devolverles todo lo que han aportado y siguen aportando a la sociedad.

Toda la actualidad en portada

comentarios