Familia - Educación

Voluntarios: «Somos jóvenes normales que queremos cambiar las cosas»

Gaspar González Palenzuela es el fundador, junto a unos amigos, de la ONG Asociación Solidaria Universitaria ASU

Voluntarios: «Somos jóvenes normales que queremos cambiar las cosas»

Cada vez son más los jóvenes que dedican parte de sus vacaciones de verano a realizar tareas de voluntariado. Bien en España o bien en el extranjero, lo cierto es que ser voluntario reporta a los estudiantes muchos beneficios: la desinteresada labor social aporta una satisfacción que difícilmente se consigue por otros medios, mientras se desarrolla una mayor empatía y sensibilidad, permite conocer a personas con tus mismos intereses y ayuda a mejorar o a adquirir cierta experiencia laboral.

Al finalizar la estancia, los jóvenes habrán conseguido numerosos beneficios de forma natural y les supondrá una increíble realización tanto a nivel personal como profesional, algo cada vez más valorado en el mundo empresarial. Así lo corrobora Gaspar González Palenzuela, arquitecto y fundador de la ONG Asociación Solidaria Universitaria ASU: «He pasado por procesos de selección en estudios de arquitectura donde se me ha valorado muchísimo el haber realizado voluntariado, primero, en el aspecto personal, y segundo, porque llevar a cabo un proyecto en un país en vías de desarrollo es como montar una empresa pero con diez veces más trabajo», asegura. «Se coge mucho callo. En lo que a mi respecta —es autónomo y tiene un pequeño estudio de arquitectura—, si tengo que contratar a alguien en el día de mañana, sí que lo valoraría. Son personas que no se conforman con lo establecido, que no quiere vivir de forma cómoda, y que se autoexigeel cambiar o mejorar las condiciones de vida de la gente más desfavorecida».

Impulsar la solidaridad

Su organización recibió el segundo Premio al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña, unos galardones que llevan en marcha cinco años y que buscan reconocer, apoyar e impulsar el espíritu solidario de los jóvenes españoles. Según sus datos, en la convocatoria pasada se presentaron 117 candidaturas procedentes de 84 universidades que implicaron la labor de 5.200 estudiantes. Durante el curso pasado, seis de cada diez universidades españolas aumentaron el número de acciones solidarias durante el curso y el 94% de las ONG cuenta con voluntarios universitarios entre sus colaboradores, «un hecho que confirma que las universidades son un pilar esencial del voluntariado en España», apuntan desde esta entidad.

Afirman que casi todos los estudiantes que lo prueban, vuelven. De hecho en ASU cierran el proceso de inscripción a la vuelta de Navidades. «Esto te engancha. Lo más probable es que quiera repetir la experiencia y aconseje a otras personas que lo hagan. Es una excelente forma de abrir la mente a otras realidades», concluye Gaspar González Palenzuela.

Toda la actualidad en portada

comentarios