Familia - Educación

En los últimos cinco años se han producido 117 ahogamientos de menores en entornos acuáticos

La mitad de los accidentes se han dado en piscinas

En los últimos cinco años se han producido 117 ahogamientos de menores en entornos acuáticos

El Primer Informe Nacional de Ahogamientos de Menores arroja la cifra de 117 producidos en entornos acuáticos desde el 1 de enero del año 2013 al 14 de junio del presente año. Andalucía ha sido la comunidad más afectada con 27 decesos, seguida por Cataluña con 19 y Comunidad Valenciana con 18 fallecimientos. Este análisis ha sido realizado por la Escuela Segoviana de Socorrismo y por la empresa Abrisud dentro de la VII Campaña de Seguridad Infantil que llevan a cabo para prevenir accidentes en el entorno acuático.

Por tipo de instalación se puede destacar que el 58% de los ahogamientos infantiles en el último lustro han ocurrido en piscinas, seguidos por los fallecimientos embalses o ríos (31%) y playas (9%). De los 2.386 incidentes acuáticos ocurridos en los últimos 5 años, un 66% ocurrió en espacios sin vigilancia, principalmente en piscinas privadas.

Por perfil de edad son los niños de 2 a 4 años los más afectados seguidos por la franja de edad de niños de 6 a 8 años. En 3ª posición se registran los ahogamientos sufridos por adolescentes con edades comprendidas entre 16 y 17 años.

Los meses con un mayor índice de ahogamientos en menores coinciden con el período estival. Julio del año 2015 y junio de 2013 fueron dos meses negros con 11 fallecimientos de menores registrados en ambos casos. Las muertes por ahogamientos se concentran en las horas centrales del día (13 a 19 horas) si bien es verdad que no hay ninguna franja horaria exenta de fallecimientos.

Datos de 2017

Los ahogamientos de menores ocurridos este año se han incrementado un 62% respecto a las cifras registradas el año anterior en estas mismas fechas. Son ya 13 accidentes mortales de menores. Del total de ahogados la mitad ha tenido lugar en piscinas, dos fallecimientos ocurrieron en playas, dos en albercas y otros dos en ríos. Las comunidades con mayor índice de ahogamiento de menores este año son Comunidad Valenciana y Andalucía con tres muertes cada una, seguidas por Cataluña y Cantabria con dos.

Recopilación de datos

La recogida de datos es vital para poder realizar políticas de prevención efectivas. La Escuela Segoviana de Socorrismo realiza esta labor desde el año 2013 y ha unido sus investigaciones a las llevadas a cabo en los últimos tres años por la empresa líder en cubiertas de piscina, Abrisud, para realizar un exhaustivo informe sobre los ahogamientos en España.

En los últimos cinco años han fallecido 1.258 personas, 1.010 hombres, 246 mujeres y dos sin identificar en más de 2.386 incidentes acuáticos. Un total de 1.591 de estos incidentes acuáticos han ocurrido en un entorno marino sin vigilancia (playas o piscinas sin vigilancia, embalses, ríos...). El perfil del ahogado es el de un varón, mayor de 50 años, con factores de riesgo añadidos y que se baña en un entorno no vigilado. Las incidencias sin resultado mortal han supuesto también un elevado índice y han sido necesarias 339 labores de rescate en el primer cuatrimestre del año.

Los grupos con mayor riesgo son los niños de menos de cuatro años, los adultos jóvenes de 15 a 25 años, los turistas adultos nacionales e internacionales y los mayores de 65 años. Los últimos datos recogidos muestran una media de 6.000 a 8.000 incidentes acuáticos ocurridos cada año en España con un índice de mortalidad del 5,5%, cifra que supera su equivalente en accidentes de tráfico.

Recomendaciones para adultos.

La VII Campaña de Seguridad Infantil en la Piscina de Abrisud incluye también recomendaciones para adultos. Abrisud y la Escuela Segoviana de Socorrismo recuerdan que la supervisión continua es la medida más eficaz. En los casos que coincidan varios niños en la piscina es muy recomendable establecer turnos de vigilancia para que los menores estén constantemente supervisados. Un momento de descuido puede suponer un accidente, ya que tan solo 15 centímetros de agua o dos minutos son suficientes para que un niño sufra un ahogamiento. Otra medida preventiva esencial es detectar los riesgos de antemano, que los padres realicen el mismo recorrido que tendría que hacer el niño para ir de casa a la piscina y asegurar así que en ningún caso puede llegar solo. En los más pequeños de la casa la supervisión por tacto- que el niño esté siempre al alcance de la mano- es una buena medida de prevención.

Cambio legislativo.

España es uno de los siete países europeos que obliga al vallado de las piscinas comunitarias. Las piscinas privadas en España, a diferencia de Italia, Noruega, Bulgaria o Francia, no tienen esta misma obligación. «La entrada en vigor de la Ley Raffarin en Francia, en el año 2003, que imponía la obligación de incluir medidas de seguridad activa como vallas, cubiertas o alarmas en las piscinas públicas y privadas ha supuesto una disminución de fallecidos por ahogamientos del 75%» explica Fabrice Villa, director de la empresa Abrisud, la marca líder de cubiertas de piscina de Europa y experto en seguridad infantil para piscinas.

Toda la actualidad en portada

comentarios