Familia - Educación

La receta contra la obesidad infantil: Menos plato, más zapato... y videojuegos

Niños de diferentes colegios programarán videojuegos para educar en hábitos saludables

La receta contra la obesidad infantil: Menos plato, más zapato... y videojuegos

¿Por qué no utilizar un videojuego para educar a los más pequeños en hábitos saludables? ¿Por qué no usar su mismo lenguaje para conectar con ellos? ¿Por qué no crear vínculos con los hijos a través de las pantallas? Con estas premisas en mente, varias instituciones, entre ellas, la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y la agencia de comunicación COM Salud, en colaboración con Vector Academy, la Sociedad Española de Pediatría Social (SEPS) y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) han unido sus fuerzas en un proyecto tan sano como ambicioso: organizar el primer maratón de programación de videojuegos en salud con niños que se celebra en nuestro país, el Hackathon de Salud Junior.

Durante el encuentro, que tendrá lugar el próximo 23 de mayo, alumnos de entre 12 y 17 años se enfrentarán al reto de idear diseños creativos de videojuegos que fomenten la alimentación sana y el deporte a través de herramientas tecnológicas divertidas. Para eso se ha creado el Reto DKV Apptívate de Prevención de la Obesidad Infantil. Porque la obesidad infantil es, según la OMS, uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, y España uno de los países europeos con mayor prevalencia.

Este reto se enmarca dentro del programa Apptívate, con el que DKV pretende impactar en todas aquellas personas implicadas en el problema: niños, padres, maestros, administraciones, medios de comunicación, etc. y ayudar, entre todos, a encontrar una solución a la obesidad infantil. Porque toda la sociedad, insiste Jesús García, presidente de la SEPS y jefe de la Unidad de Pediatría Social del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, «tenemos que estar coordinados y buscar recursos, en lugar de generar "anticuerpos los unos contra los otros"». En realidad, añade, «todo empieza en casa, con niños que hoy en día comen a la carta, por ejemplo. Los padres de hoy deberían informarse y recordar aquella receta de Grande Covián contra la obesidad infantil: Menos plato, y más zapato».

Y también... videojuegos. «Es una herramienta tan buena como cualquier otra», defiende Carlos Mateos, vicepresidente de AIES y coordinador del Hackathon de Salud Junior. Porque, continua, «si están diseñados para educar en hábitos saludables, como alimentación y ejercicio, han demostrado su eficacia en numerosos estudios científicos para concienciar tanto a los niños como a sus familias y su coste es muy inferior a campañas tradicionales con monitores en las aulas». Así lo confirman también otros expertos participantes en el encuentro «Videojuegos contra la obesidad infantil y el bullying» celebrado ayer, como Javier Urra, primer Defensor del Menor, quien resalta la utilidad de este medio por ser «el que utilizan los niños». «Si aprendemos a escuchar a los niños, sabremos llegar a ellos y por ende, crear una sociedad mejor», ha recalcado.

Pero... ¿Padres y videojuegos, pueden convivir? Para Mónica de la Fuente, fundadora de la comunidad de blogs de madres Madresfera, y una de las ponentes en la presentación de Hackathon Salud Junior, «hay que vencer el miedo a lo desconocido, y dejar de lado la resistencia que hay hacia los videojuegos, siempre relacionados con un niño encerrado en un cuarto oscuro». «Pueden ser una herramienta maravillosa, como otra cualquiera, para lograr mantener o crear vínculos nuevos con nuestros hijos. Pero empecemos a informarnos, a conocer el idioma en el que hablan nuestros hijos, a ver qué redes sociales utilizan, saber a qué juegan... Busquemos recursos que cuando crezcan nos van a hacer la vida más agradable». «No podemos desentendernos», corrobora la farmacéutica, profesora y autora del libro «El Moco radioactivo», Marian García: «Los nativos digitales no existen, porque crecer con las nuevas tecnologías no les convierte en expertos».

El bullying, muchas veces asociado con la obesidad infantil, también puede ayudar a combatirse con videojuegos de concienciación. En este sentido, Baltasar Fernández Manjón, catedrático de la Cátedra Telefónica-UCM Educación Digital y Juegos Serios de la Universidad Complutense, presentó durante la cita un primer desarrollo del videojuego creado por su cátedra contra esta lacra social del acoso. Se trata de un estudio con otro videojuego desarrollado por la cátedra, de primeros auxilios, que ha demostrado que su eficacia en educación y concienciación era algo inferior a un taller con monitores en el aula pero su alcance era muy superior.

Toda la actualidad en portada

comentarios