Familia

«Queremos nuestra propia universidad» defiende el derecho a la formación de los jóvenes discapacitados

Cuando los estudiantes con discapacidad intelectual finalizan Secundaria se encuentran con un vacío por la falta de oprtunidades para seguir formándose

Los jóvenes con discapacidad intelectual tiene el mismo derecho que el resto de jóvenes a formarse, encontrar un trabajo y lograr su independencia. Así lo defiende la campaña «Queremos nuestra propia universidad» de la Fundación Juan XXIII.

La Fundación recuerda la necesidad de aumentar el número de centros donde los estudiantes con discapacidad intelectual puedan recibir una educación reglada y adecuada a sus capacidades para poder incorporarse al mercado laboral. «Los pocos alumnos con discapacidad intelectual que logran terminar secundaria se encuentran en un vacío casi total por la falta de oportunidades de formación. Vemos la discapacidad intelectual como el obstáculo para que estos chicos se incorporen al mercado laboral cuando en realidad el problema es la escasez de formación práctica y reglada», explica Cristina Nieva, directora de Formación y Empleo de la Fundación Juan XXIII.

La Fundación Juan XXIII, que desde hace 49 años trabaja por la integración sociolaboral de personas con discapacidad intelectual, ofrece los únicos cursos anuales gratuitos y con certificado de profesionalidad de la CAM. Desde su nacimiento en el 2009 por el Centro de Formación para el Empleo han pasado 300 alumnos, de los cuales cerca de la mitad están trabajando.

Los cursos, de 480 horas teórico prácticas y 100 de prácticas en empresas, ofrecen formación en Actividades Auxiliares de Almacén (certificado de profesionalidad), Operaciones Básicas de Restaurante y Bar (certificado de Profesionalidad), Operaciones básicas de Cocina, Atención al cliente, Recepcionistas y azafatas/os, Grabador de datos y tratamiento de la documentación, Operaciones básicas de Agricultura Ecológica y Jardinería y Empleabilidad.

«La sociedad no entiende el valor que para estos chicos tienen los cursos. Para ellos se trata del espacio donde van a poder desarrollarse social y profesionalmente: el lugar donde hacer amigos, ganar conocimiento y experiencia. Para ellos estos cursos son su propia universidad», apunta Cristina Nieva.

La «universidad» se construirá sobre las actuales instalaciones del Centro de Formación para el Empleo de la Fundación, donde ya se forman 80 alumnos. La ampliación añadirá 1.500 metros cuadrados y permitirá aumentar hasta 250 el número de alumnos.

La primera fase del proyecto ya está marcha con un presupuesto de cerca de 200.000 euros financiados íntegramente por empresas como Vocento, Banco Santander ISBAN, Inditex, Bankia, IMS Health, Nokia, Biogen, Bricomart, Obras Subterráneas (Ossa), Fujitsu, Gonvarri, BNP y Air Liquide.

Toda la actualidad en portada

comentarios