Zabala no cree en una «edad para el primer móvil, sino en educación»
Zabala no cree en una «edad para el primer móvil, sino en educación» - ERNESTO AGUDO

«No hace falta que los padres sean informáticos para educar a un niño en la red»

Entrevista con María Zabala, experta en «e-paternidad» (familia y nuevas tecnologías) y fundadora de iWomanish

MADRIDActualizado:

«Ser padre en tiempos de internet es ser un superhéroe». Esa fue la conclusión a la que llegó María Zabala tras su charla hace un par de meses ante un centenar de personas en la sede de Twitter (San Francisco, Estados Unidos). Su papel entonces fue dar voz a los padres del siglo XXI, «que nos encontramos inmersos en la complejísima tarea de educar a niños superconectados, superinformados y superdigitales». Ser padres hoy, concluye esta experta en «e-paternidad» (familia y nuevas tecnologías) y fundadora de iWomanish, «es una montaña rusa en la que uno tiene la sensación de que lo va a hacer mal, haga lo que haga, pero hay que ser positivos: si nos lo proponemos, los padres de hoy podemos conseguir cualquier cosa. Incluida la tarea de educar a los hijos en un buen uso de internet, de los dispositivos móviles y las redes sociales».

En este sentido, Zabala no cree en una «edad para el primer móvil, sino en educación». «No se trata de cuándo, sino de cómo, de por qué y para qué. Se trata del hecho de que estrenen móvil y lo usen de acuerdo con la educación que les das en casa. Si no les educamos desde pequeños para que lo usen bien, nadie nos garantiza que aunque estrenen el móvil con 17 años no se metan en líos. La enseñanza en el buen uso de la tecnología empieza en cuanto empiecen a usarla, algo que sucede cada vez antes».

Zabala recalca una y otra vez que no es el dispositivo. «No hace falta que tengan un móvil para meterse en dificultades. Los niños se mensajean con otros a través de las tablets, o se entretienen en videojuegos en línea en los que pueden conectar con desconocidos. O tienen correo electrónico y se escriben con amigos sin que tú sepas con quién. O ven vídeos de Youtube que no deberían ver». Por eso, concluye, «la pregunta no es cuándo comprarles un móvil, sino cómo educarles para que sea la forma correcta de conectarse, sepan ser buena gente, y buenos también online».