Familia - Educación

«Mi hermano rompe los esquemas de la gente, saca lo mejor de cada uno»

Giacomo Mazzariol, autor de «Mi hermano persigue dinosaurios», describe su adolescencia con Giovanni, que tiene síndrome de Down

Giacomo, Giovanni y el dinosaurio

Entra con la manos en los bolsillos, vestido con una sudadera con capucha y zapatillas de deporte. Todo normal, tiene veinte años. Lo que ya no es tan corriente es que haya escrito un libro, y que éste se esté convirtiendo en un súper ventas. Giacomo Mazzariol le atribuye el mérito a su hermano, que tiene síndrome de Down y que, además es su súper héroe. Para mostrar al mundo cómo es Giovanni, colgó un vídeo en YouTube (The simple interview) y consiguió que se convirtiera en viral.

-¿Por qué este libro?

-No fue idea mía. En realidad me pidieron que lo escribiera. Surgió a raíz del vídeo que colgué en YouTube sobre mi hermano. Todo el libro ha sido un proyecto con mi editor, que es mi segundo padre y que me ha cuidado mucho en esta aventura.

-¿Cómo fue escribir sobre algo tan íntimo como la discapacidad de tu hermano?

-Ya había escrito un cuento en el que mi hermano era el protagonista, pero mi editor me decía «tienes que contar lo que piensas tú». Me puso una foto mía y de mi hermano delante y me dijo: «De esto tienes que hablar». Esta historia ha resultado ser un proyecto familiar, de mi hermano y con mi editor. Lo que cuento es la realidad de mi vida. Escribir me ha ayudado a sacar lo que tenía dentro, lo que sentía pero que no quería reconocer.

-¿Quiso a su hermano desde el primer momento?

-Siempre he querido a Gio. Lo que pasa es que el libro lo he concentrado en las partes más oscuras de mi adolescencia. Esa etapa de mi vida está acompañada de Giovanni, y la verdad, es que en el 99% de los momentos fui muy feliz con mi hermano. En casa jugaba con él y estábamos muy bien juntos, pero en la calle me bloqueaba y no sabía como afrontar su discapacidad.

-Dice que Gio es un héroe, pero creo que los verdaderos héroes de la historia son tus padres...

-Sí, mi padre sí que lo es. Mi madre... tengo 20 años, no puedo hablar bien de mi madre (y sonríe). Mi padre es un súper héroe de la vida diaria. Este libro es sobre mi hermano y yo, pero podría haber hecho uno sobre mi madre. Ella es la que aporta la ligereza en esta historia. Es un relato sencillo gracias a ella, porque nunca nos ha hecho sentir las cosas pesadas a los demás, las ha asumido y ha hecho muchos sacrificios. Por ejemplo, Giovanni exigía mucha atención y nunca nos ha hecho de menos, nunca lo hemos notado. Su corazón esta dividido en cuatro partes perfectamente iguales... bueno también el perro, las tortugas, lo pájaros están en su corazón... (vuelve a sonreír con aire infantil), pero a partes iguales.

-Entonces, ¿nunca has sentido que te quitaran tiempo para dárselo a tu hermano?

-No lo he notado, la verdad. De hecho mi madre dice que yo le he dado más guerra que mi hermano en la crianza. Mi madre es muy tranquila: cuando hay que pasar de un tema, pasa y cuando hay que preocuparse, se preocupa.

-Tienes dos hermanas más. Para ser un proyecto familiar, hablas muy poco de ellas, quedan como personajes secundarios.

-Claro, porque no es una historia de mis hermanas y por eso las he mantenido en segundo plano. Ellas no han recorrido el mismo camino que yo. Tampoco mi hermano es el protagonista, en realidad es un filtro para contar lo que he vivido yo con él. Pero que conste que también ellas han sido fundamentales en mi vida y la de Giovanni.

-¿Te ves toda la vida con Giovanni?

-Ya no vivo en casa, me he matriculado en la universidad, en Roma. No quiero que mi futuro quede bloqueado por Giovanni. Yo tengo una responsabilidad, como cualquier hermano mayor. Me preocupo por él, le llamo, le pregunto cómo está, qué problemas tiene... pero yo quiero hacer cine y escribir, y para eso, necesito vivir en Roma. A lo mejor vuelvo a casa una vez al mes. No pasa nada. Es la vida.

-En su casa lo llevan con mucha naturalidad, como si su hermano fuera un niño normal.

-Claro, porque es normal, tiene dos piernas, dos manos, una nariz... (aquí la periodista se da cuenta de que ha metido la pata, ¿qué es en realidad ser normal?). Ahora tiene 14 años y está terminando lo que sería 2º de la ESO. Giovanni ha elegido estudiar para el sector hostelero. Cocinar no, porque se lo comería todo (se ríe), pero podrá trabajar de camarero. No nos debemos sorprender de que los niños con síndrome de Down consigan sus objetivos. Hay que tratar las cosas con normalidad. Puede que las capacidades de estos niños sean inferiores, pero los resultados están ahí.

-Por supuesto. Aquí en España tenemos a Pablo Pineda, un chico con síndrome de Down que ha estudiado magisterio y es actor.

-¡Qué bien! La verdad es que percibo que en España éete síndrome se aborda con mucha naturalidad y tranquilidad, sin conmiseración.

-Hablanos de tu experiencia: ¿Fue Arianna una catarsis para ti en relación a la aceptación de tu hermano de puertas para fuera ?

-Arianna fue un amor de adolescencia que está superado, ahora somos amigos. Me hizo comprender que para tener una relación pura con alguien, tienes que ser puro tú también. Ella llegó en el momento justo, fue el final de una etapa. Se cierra el círculo en el momento en que ella conoce a mi hermano.

En la adolescencia intentamos tapar nuestras debilidades porque queremos ser perfectos. Yo tapaba mi debilidad, que era mi hermano, escondiéndolo. Arianna me hizo ver que era una tontería.

- ¿Y ahora? ¿Cómo explicas que tienes un hermano?

-Cuando estoy con mis amigos siempre hablo de mi hermano. Ellos cuentan cosas del fin de semana y yo hablo de él, porque hace cosas muy divertidas. Antes no hablaba nunca de Giovanni, quizá porque pensaba que si no hablaba de él, nadie sabría que existía.

-¿Qué suponen tus amigos para ti?

La amistad para mí es lo más importante. La valoro por encima de todo, incluso más que el amor, desgraciadamente (vuelve a reír intentando poner expresión de autor hastiado, de vuelta de todo. No lo consigue). Por eso hace años que no estoy con chicas, no me interesan, pero estoy muy bien. Los escritores muchas veces no tienen gran éxito con las chicas... (Creo que olvida de que su tocayo Casanova también fue escritor).

-¿Te sirve tu hermano de filtro para percibir a la mala gente?

-Puede ser. Creo que una persona está hecha de la gente que le rodea. Mis amigos son muy similares a mí. No porque haya hecho un casting, sino porque, como yo soy de una determinada manera, busco amigos que son como yo. Ellos me han ayudado a aceptar a Giovanni fuera de casa porque le han quitado hierro al tema. No concibo la posibilidad de que mis amigos discriminen a nadie.

-Para finalizar, ¿qué te ha enseñado Giovanni?

-Mi hermano rompe los esquemas de la gente, les quita los frenos, saca lo mejor de cada uno. Es muy bueno en eso.

Toda la actualidad en portada

comentarios